miércoles, 23 de diciembre de 2009

Feliz Navidad y un venturoso año 2010




1. Capitular C. Christe redemptur omnium ex patre patris . Himno de maitines de Navidad. Luis Lagarto 1601-1603 . Catedral de la ciudad de México
2.- La adoración de los pastores, 1610. Luis Lagarto.

domingo, 13 de diciembre de 2009

Proyecto de construcción del Palacio Legislativo Federal , ahora Monumento a la Revolución.



A finales del siglo XIX uno de los principales objetivos del gobierno del general Porfirio Díaz fue modernizar la infraestructura del país, en especial la de la ciudad de México. Bajo ese impulso fue que en 1882 se colocaron los primeros postes telefónicos, en 1885 el alumbrado eléctrico, en 1891 comenzó la pavimentación de las principales avenidas en las que se construyeron magníficos edificios, el Palacio de Correos, el Teatro Nacional, el Palacio de Lecumberri, el Instituto Geológico Nacional, la victoria alada (Ángel de la independencia). Pero sin lugar a dudas la joya arquitectónica que coronaría este esfuerzo, sería el Palacio Legislativo Federal.

El 30 de noviembre de 1897 el Ministerio de Comunicaciones y Obras Públicas convocó al concurso para adjudicar el proyecto a través de la legación de México en París, Berlín, Roma y Londres. El jurado en la ciudad de México asignó la construcción a Pietro Paollo Quagli quién falleció en 1899 antes de comenzar con los trabajos.
Ante tal adversidad el gobierno decidió contratar en 1904 al renombrado arquitecto francés Emile Benard egresado de la Escuela de Bellas Artes de París, triunfador del gran premio de Roma en 1867, y en 1889 del concurso internacional para edificar la Universidad de Berkeley.

Para la construcción del Palacio Legislativo Federal se aprovechó un extenso terreno en el que se encontraban huertas de árboles frutales, se localizaba en el cruce de la Avenida del Ejido (actualmente Avenida Juárez), calle de Tamaulipas ( Ignacio Ramírez) y parte de la calle de los Inválidos (Ignacio Vallarta)

La empresa estadounidense Milliken fue la encargada de fabricar y armar los componentes de acero, para posteriormente cubrirlos con mármol italiano y granito. A partir de 1904 comenzaron los trabajos de cimentación y construcción, que concluyeron hasta levantar la estructura metálica en su totalidad en 1910. La ceremonia de colocación de la primera piedra fue el 23 de septiembre de ese mismo año, siendo uno de los eventos más destacados, de entre los que se llevaron a cabo dentro de las conmemoraciones oficiales para celebrar el inicio del centenario de la independencia. Se aprovechó la ocasión para informar que hasta ese día se habían gastado $6,428, 584.00

De acuerdo con los planos, el edificio tendría 112 m. de frente x 144.5 m. de largo, la altura máxima del palacio sería de 68.70 metros, tal medida no era fruto de la casualidad ya que poseía todo un contenido simbólico. La intención era construir un parlamento que superara en altura al Capitolio de Washington, edificio que tiene 66 metros de altura. Por otra parte no es difícil advertir cierto parecido entre el Capitolio y el proyecto de Palacio Legislativo, esto ante lo que pudiera suponerse no se debe a que Emile Benard se inspiró en el estadounidense; sino que se utilizó como modelo para ambos recintos y muchos más, la Maison Carré del siglo I en Nimes.





Con el inicio de la Revolución las obras del Palacio Legislativo se suspendieron, la abandonada estructura formó parte del paisaje urbano por años, no pasó mucho tiempo en que algunos vivales comenzaron a "aprovechar" los materiales, siendo vendidos para utilizarlos en nuevas edificaciones. El constante despojo provocó su casi total desaparición, hasta que en 1933 se decidió aprovechar lo restante para realizar el Monumento a la Revolución, frustrando de manera definitiva el que hubiera sido uno de los edificios más hermosos de la ciudad.

Es posible conocer lo que resulta importante para una sociedad con sólo observar sus edificios, en los estados teocráticos los dedicados a las divinidades, desde los zigurat hasta las catedrales góticas se elevaban por encima de todo, ahora han cedido su prominente lugar a las sedes de las grandes compañias petroleras, automovilísticas o financieras.
Bajo esta lógica surgen dos preguntas ¿Cuál fue la razón para construir un parlamento tan impresionante? y la segunda ¿Por qué se abandonó su construcción?

Paradójicamente la respuesta a las dos preguntas es la misma. El poder legislativo durante el porfiriato y después con los gobiernos revolucionarios fue un espejismo, a pesar de que se nombraban senadores y diputados, y que la nación gastaba en sus sueldos. El legislativo como poder era inexistente.

En el caso del gobierno de Porfirio Díaz se pretendía mostrar al mundo en las fiestas del centenario, que México era una verdadera república, pensaban que para enmascarar el poder absoluto contar un palacio legislativo fastuoso era suficiente.
Por otro lado, para los gobiernos revolucionarios el gastar en la edificación de un recinto destinado a un poder sujeto servilmente a la voluntad presidencial, era algo menos que un disparate.




Estados Unidos Mexicanos Secretaria de Comunicaciones y Obras Públicas, Construcción del Palacio Legislativo Federal, s.p.i., México, 1910. Portada + 36 F. s.f. 33 X 26.5 cm. . Diseño de la portada Máxime Roisin


Bibliografía.
Langle Ramírez, Arturo. El mausoleo de los elegidos, México, Compañía Editorial Impresora S.A., 1993.
Sánchez Carmona, Manuel. Desarrollo Urbano y Tendencia Arquitectónica, México, CNCA, 1994




miércoles, 9 de diciembre de 2009

Mujeres y libros.




El pasado lunes fue uno de esos raros días en que la generosidad de la ciudad se manifestó permitiendo a los conductores transitar sin embotellarse por avenidas que normalmente parecen estacionamientos. No hubo marchas, bloqueos, ni accidentes, permitiendo recorrer un trayecto que normalmente llevaría 45 minutos, en tan sólo 15.

Un regalo inesperado de media hora es algo que no se puede desaprovechar, haciendo memoria ubiqué las librerías de ocasión de la zona y me decidí por un pequeño establecimiento, del cual siempre salgo con algo interesante en las manos.
En esta oportunidad fueron los Poemas Escogidos de Efrén Rebolledo*, impreso por Editorial Cvltvra. tal combinación, no me dejó otro remedio que llevarmelo. Del autor ya había tenido el gusto de leer la novela Salamandra y los celebérrimos poemas de Caro Victrix. En la primera hojeada dí con un poema que no conocía, pero de manera inmediata me atrapó y creo puede ser del agrado de alguna de las personas que tienen la bondad de visitar este espacio.


Mujeres y libros.

Bellas mujeres de blancura
deslumbradora y fino cuello,
que perseguimos con locura
por vuestra tez nevada y pura
y vuestro undívago cabello;

lindas mujeres de vestidos
de seda y raso coruscantes,
que perturbáis nuestros sentidos
con vuestros labios encendidos
y vuestros ojos fascinantes;

libros que sois amigos fieles
y que en tallados anaqueles
nos conserváis vuestro tesoro
de raros broches, blandas pieles,
suave papiro y cantos de oro;

libros ornados de iniciales
rojas y artísticas viñetas
que en vuestras hojas virginales
los pensamientos inmortales
guardáis de sabios y poetas;

porque sois lumbre de entusiasmo
y manantial de eterno gozo,
porque sois lumbre de alborozo,
y sacudís hasta el espasmo
y conmovéis hasta el sollozo;

porque sois fuente de alegrías,
y estimulantes de energías,
y en nuestras rutas desoladas
sois cual Beatriz, nuestras amadas,
y cual Virgilio, nuestros guias;

porque sois foco de ambiciones,
y dulce fruto de placeres,
y fuerte vino de emociones,
porque sois prismas de ilusiones,
os amo, libros y mujeres.



* Efrén Rebolledo. Actopan 1877, Madrid 1929.
Poemas Escogidos. México. Editorial Cvltvra . 1939
Se ha producido un error en este gadget.
PlanetaMexico: buscador de México