sábado, 27 de febrero de 2010

Un impreso de Joaquín Ibarra destinado a México.


Se cuenta que mientras San Ligorio brindaba asistencia en el lecho de muerte al Papa Clemente XIV, de los secos labios del pontífice salió la frase que anteriormente le había escuchado muchas veces "compulsus feci" por fuerza he obrado. La frase pretendía justificar el acontecimiento que lo perturbó desde el 21 de junio de 1773 hasta el fin de su vida y por el que la historia lo recuerda. En esa fecha expidió la Bula que decretó la extinción de la Compañía de Jesús en todo el mundo.

En esta ocasión queremos destacar un aspecto no tan conocido de Clemente XIV. Durante su breve pontificado el Papa tuvo algunas deferencias nada comunes hacia la diócesis mexicana.

- Otorgó diversas indulgencias a la Colegiata, al Santuario de la Bufa en Zacatecas, y a numerosas iglesias en la ciudad de México
- Aprobó todos los procesos encaminados a la beatificación del obispo Juan de Palafox.
- Brindó apoyo incondicional a la orden hospitalaria americana de los Betlemitas.
- Concedió en Mayo de 1771 el Oficio de la Preciosa Sangre a México. El officium u oficio es el rezo diario, de los eclesiásticos . La designación de uno, para el uso particular del Arzobispado mexicano debió de haber sido motivo de regocijo, ya que era una forma de reconocer la creciente importancia de la iglesia mexicana.
El primer paso para instituirlo era contar con ejemplares en los que se pudiera dar lectura, tal requerimiento fue encomendado al impresor Joaquín Ibarra.



La impresión en España de libros destinados, o escritos en la Nueva España no era un evento inusual, el elevado costo del papel fue desde el siglo XVI la principal limitante para el desarrollo de las impresiones novohispanas. En ocasiones mandar imprimir un libro a España aún sumando los gastos del transporte resultaba más barato, que hacerlo en el país. Innumerables libros siguieron ese camino, lo que no resulta muy frecuente era que el destino apareciera de manera explícita en el texto.




Si pudiéramos hablar de libros en términos enológicos, no dudaríamos en decir que la añada de 1772 fue excelente para la casa de Joaquín Ibarra. Por eso es que la relación del impresor y la fecha siempre ponen en alerta a los sentidos. El impreso posee todas las características que le han dado merecida fama al impresor, incluyendo un grabado de Juan Bernabé Palomino.






Officium Pretiosissimi Sangunis Domini Nostri Jesu Christi Duplex Primae classis Pro Clero Saeculári, & Dioecesis Mexicánae. Matriti 1772/ Apud Joachimun Ibarra , Cathólica Régiae Majestatis Týpographum.

[2] , 125 , [1] p., [1] h. de grab. ; 12°
Sign. : A-E12, F4 Portada y texto a dos tintas. Latín

Bibliografía.

Andrade, Vicente de Paula. Los Sumos Pontífices Romanos y la Iglesia Mexicana. México, Tip. " La Europea" de J. Aguilar Vera, 1903.


jueves, 18 de febrero de 2010

XXII Feria del Libro de Ocasión.

Hace algunos días Cesar Sánchez Obregón coordinador de la feria que organiza la Coalición de libreros, tuvo la amabilidad de comunicarnos que en esta ocasión, el evento que tradicionalmente se celebraba en el patio de los leones del Museo Nacional de Arte, se llevaría a cabo a unos cuantos pasos, en el Casino Metropolitano ubicado en la calle de Tacuba # 15.

Enterados del cambio de sede acudimos al esperado evento, el frío y la pertinaz llovizna no fueron obstáculo para que los buscadores de libros llegáramos puntuales a la cita. La Feria de Libro de Ocasión es sin duda el evento más esperado por los bibliófilos, cada año acuden conocidos libreros para exhibir lo más selecto de su catálogo convirtiendose en la mejor oportunidad de adquirir libro antiguo en la ciudad.

Una de las particularidades del mercado del libro en México es que no existe de manera clara una separación entre el librero anticuario y el librero de ocasión. De tal manera en algunos de los stands es posible encontrar un enorme variedad de libros.

La duración de la feria permite al librero exponer gran cantidad de materiales y al comprador visitarla varias veces, y escudriñarla de manera exhaustiva. Sobre la nueva sede , hay que mencionar, que si bien no cuenta con la belleza de la anterior, si podemos decir que el acceso resulta sencillo y el lugar es mucho más amplio.

La feria se encuentra abierta del 17 hasta el 28 de febrero de las 10:00 a las 20:00 horas.













jueves, 11 de febrero de 2010

Severo Amador, Himno a Salomé. 1918




En 1931 fallecía en el Manicomio General de la Castañeda, sifilítico y transtornado un paciente que de acuerdo a su tarjeta de ingreso respondía al nombre de Severo Amador Sandoval, aunque producto de las múltiples personalidades que poseía al final de su existencia, creía ser Yorik Valencia, o el conde Doval.

Nacido en Zacatecas en 1886 desde muy temprana edad Severo demostró gran aptitud para las artes y la literatura. Fue escritor, poeta, impresor, pintor, acuarelista, grabador y maestro.

A pesar de que las trágicas circunstancias de su muerte y la fecundidad de su obra son ingredientes que ayudan a mitificar en el ambiente artístico, su figura se encuentra olvidada. Su huella no pasa de algunos acuarelas en museos y colecciones privadas, el nombre de una calle, críticas en periódicos que tachaban a sus cuadros por no ser muy "mexicanistas" situación que en los años posteriores a la Revolución, era algo menos que una falta notable de nacionalismo.

El descubrimiento fortuito de algunas pinturas, que por su estilo rompían con toda la obra conocida del autor, parecía que finalmente le iba a otorgar la fama que en vida se le negó. El exitoso impacto mediático que se había experimentado durante los años noventa con el redescubrimiento de la figura de Frida Kahlo auguraba que la recuperación de Severo Amador tendría una repercusión semejante.
De acuerdo a algunas versiones se preparaba una muestra en la que se darían a conocer junto con la treintena de cuadros desconocidos, documentos, papeles personales, correspondencia, la bibliografía completa y algunos otros objetos que se encontraban destinados a organizar una exposición que catapultara a Severo Amador como la figura cultural de moda.
La desgracia que lo acompañó en vida le siguió en la muerte, el departamento de la colonia Roma en donde se almacenaba el material destinado a la exposición, ardió en llamas convirtiendo en humo y cenizas el legado de su vida, permaneciendo nuevamente en el olvido general. 1



En este espacio queremos recordar a Severo Amador como parte de una de las manifestaciones culturales más singulares que se produjeron durante la Revolución Mexicana, el surgimiento de la poesía erótica. Con ella se abrió un nuevo frente en la lucha armada que tenía como principal objetivo minar las bases de la todavía dominante moralidad porfiriana, no con balas ni fusiles, sino con tinta y papel.
En 1916 se publicó Caro Victrix de Efrén Rebolledo libro que ha trascendido por considerarse como los primeros poemas eróticos de la literatura mexicana. En 1918 Himno a Salomé fue uno de los libros que se sumaron a este movimiento.
















El poema consta de nueve secciones, cada una aborda una parte del cuerpo de Salomé, comenzando por el cabello. Es un libro realizado de manera artesanal, con tapas en cartón color verde olivo en las que se encuentra de la mano del autor su nombre y el título. La selección del color seguramente obedece a la costumbre de llamarles libros verdes a los libros "inmorales". 2




Lo adornan tres hermosas ilustraciones elaboradas por el autor, que ahora resultan un tanto candorosos, pero en su tiempo debieron de causar gran consternación, las hojas se encuentran unidas con un estambre color verde y cada una de las páginas en el texto se encuentra rodeado por un marco floral en color verde.

En la parte exterior de la tapa inferior escrito a mano se anuncian las "obras del mismo autor".
Ofreciendo valiosa información bibliográfica del autor.

Publicadas: Confesión, Bocetos provincianos, Brozas, Carbunclos.
En Prensa: Cantos de la sierra
En preparación: Estampas viejas.


Sobre la obra, vida y aportes de Severo Amador aún está todo por escribirse. Esperamos que tan necesaria labor, se lleve a cabo antes de que las perdidas que conlleva el paso del tiempo lo hagan más difícil.

Amador, Severo. Himno a Salomé, México, edición de autor. 1918 portada + 2 h. 50 p.

Bibliografía.

Bellinhausen, Hermann. "Encuentro con Severo". La Jornada, lunes 30 de mayo de 2005
- "Trabajos perdidos". La Jornada, Lunes 13 de Junio de 2005. 1
Iguíniz, Juan B. Léxico Bibliográfico. México. UNAM 1987. 2
R.P. "De cómo los libros contaron la historia". En: La Revolución Mexicana: Otras voces, otros escenarios. México. Editorial Amorosos de Clío. 2009
Se ha producido un error en este gadget.
PlanetaMexico: buscador de México