sábado, 25 de abril de 2009

Lasso de la Vega, Domingo. Reglamento General de las Medidas de Aguas 1761.


Domingo Lasso de la Vega nació en la Nueva España fue presbítero del arzobispado de México, bachiller de su Real Universidad, filomatemático y agrimensor. Entre los escritos que llevó a las prensas se mencionan: Astral Concento del Cielo, cuya dulzura se percibe en la Tierra, por la armonía de sus Cálculos y Pronósticos y El Reglamento General de las medidas de las Aguas que presentamos en esta ocasión 1

A pesar de que el Reglamento que escribió Lasso de la Vega no fue un documento que contara con carácter oficial, se difundió profusamente a lo largo y ancho de Hispanoamérica, se conocen ejemplares que llegaron a la Nueva Granada e incluso a Chile. Algunas de las cualidades que contribuyeron a tal difusión fueron que:

-Funcionó como guía para aclarar un sin número de cuestiones que permanecían en un estado de completa ambigüedad. Muchos de los conflictos derivados del uso y repartimiento de las aguas eran causados, simple y sencillamente por no contar con las definiciones precisas de los conceptos hidráulicos, es en ese sentido que van los primeros artículos del Reglamento.


-Aborda un punto de importancia toral, se establece que el Dominio de las aguas en la Nueva España y los otros virreinatos y capitanías de hispanoamérica es exclusivo del poder Real a diferencia de lo que acontecía en la península ibérica donde se reconocían algunos dominios de particulares adquiridos desde tiempos remotos. De manera que en el papel, todas las mercedes de aguas en América para que fueran validas tendrían que haber sido otorgadas por el Rey a través de la persona del Virrey. (cosa que en realidad no sucedió, en algunos casos se respetó incluso derechos y usos anteriores a la conquista)

- Otro asunto destacable que toca el Reglamento General... es que por primera vez se incorporó el concepto de velocidad en la medición de agua. Las medidas tradicionales correspondían a medidas de área y no de volumen, hecho que provocaba tremendas variaciones en las asignaciones de agua.

En su obra Lasso de la Vega nos explica como realizar un aforo, tarea que necesariamente implicaba considerar la velocidad y nos indica la manera de construir un dispositivo que permitiera regular de manera más equitativa el flujo del vital liquido.

Al mismo tiempo establecen de manera precisa las siguientes equivalencias entre las medidas que se utilizaban.

1 buey = 48 surcos
1 surco= 3 naranjas= 24 reales= 432 pajas.

Debido a estas características fue que El Reglamento... se convirtió en libro de consulta obligada para cualquier persona con la capacidad de erigirse en justicia en cada una de las diferentes poblaciones del reino, por eso no resulta muy extraño que una vez agotados los impresos se realizaran copias manuscritas de tan útil y necesario documento.

En el último artículo del breve reglamento el autor menciona lo siguiente:

De todo lo qual se infiere la suma utilidad de este escrito, el que según su naturaleza, forma un argumento eficaz, de ser todo lo que en el se contiene, un camino fácil y seguro en justicia y razón para que se hagan con exactitud las medidas de las aguas, tanto fuera como dentro de nobilísima ciudad: no olvidándome suplicar rendidamente, se me disimulen los defectos en que por omisión, ( que será inculpable) ignorancia, ú olvido hubiere incurrido: supuesto que mi afecto, si consigue este escrito la propicia aceptación á que se aspira no desmayare en dar entera satisfacción al publico, con los dos reglamentos restantes que pertenecen a esta facultad; es a saber : de Tierras y Minas. Vale & Fruere
Laus Deo.

Un rasgo muy novohispano fue, que a pesar de contar únicamente con 21f. Se ocupó una hoja completa para incluir un soneto de " Un amigo del autor en laudatoria de la obra" en el que se dan cita Apolo, Las Musas, Arquímedes y algunos otros personajes para animar a Don Domingo en su labor.



El manuscrito que presento es seguramente una copia realizada teniendo como modelo, alguno de los ejemplares salidos de la Imprenta Mexicana de Don José de Eguiara y Eguren, algunos detalles me llevan a proponer circa 1790 como la fecha en que se realizó la copia manuscrita.






Mencionamos una nota que no deja de ser curiosa: entre las personas que dan su parecer y aprobación destaca el filomático... don Felipe de Zúñiga y Ontiveros quien solo unos años después se convertirá en el impresor más importante del hemisferio occidental a finales del siglo XVIII.

Se encuentra encuadernado en pergamino junto con algunos otros impresos y manuscritos de la época, en folio, y en el lomo tiene escrito Dctos. R[ea]les y Pape[les] Varios. Latín y Español, misma letra en todo el texto del Reglamento... 21 f.

1 Beristaín de Souza, José Mariano. Biblioteca Hispanoamericana Septentrional. México, Ediciones Fuente Cultural. 1947, Tomo III p.105

8 comentarios:

lamberto palmart dijo...

Marco Fabrizio, interesante manuscrito el que nos presentas. Aunque se trate de una copia de un libro impreso agotado no pierde su importancia. Su escasez denota su notoriedad y el texto manuscrito adquiere una singularidad añadidida por el caracter de su caligrafía. Y con detalles llamativos, como es este caso, del soneto laudatorio con connotaciones griegas que evocan los inicios de la ciencia.

Se nota la vocación científica de Lasso de la Vega por las dos obras que citas. Y su interes por solucionar el problema del reparto del agua le añade una dimensión social comprometida. Vuelvo a recalcar que la rápida repercusión de esta obra denota la necesidad de su existencia.

Gracias, Marco Fabrizio por mostrarnos tan importante obra para el desarrollo novohispano y aprender un poco más del otro lado del Atlantico.

Un fuerte abrazo.

Marco Fabrizio Ramírez Padilla dijo...

Lamberto.
Muchas gracias por tus amables comentarios. Como bien dices, Antes como ahora resultaba imposible conocer la demanda de una obra, seguramente ni el impresor, ni el autor imaginaron las amplias repercusiones que tendría el reglamento.
Saludos bibliófilos.

Luz del Carmen dijo...

Hola:
Mi nombre es Luz del Carmen Beltrán. Me gustaría mucho intercambiar comentarios e información, me dedico a investigar mujeres impresoras novohispanas en la UAEMex.
Ojalá contactemos, quizá podamos organizar algún evento. Saludos y gracias de antemano por la atención.

Galderich dijo...

Marco Fabrizio,

Realmente estos manuscritos nos fascinan porque implica que alguien debió considerar que el libro era lo suficientemente importante como para sacar una cópia manual. El esfuerzo compensaba no encontrar un libro impreso agotado.
Son libros muy raros aunque se encuentran en algunas ocasiones.
Esto hoy sería una quimera. Sólo hacemos fotocopias o escáners... de libros que nos faltan. Y en algunas ocasiones facsímiles.

Por otra parte un tratado de esta índole nos muestra la importancia que tenía, y tiene, el agua en toda sociedad.

DIEGO MALLÉN dijo...

Amigo Marco Fabrizio:

¡Interesante manuscrito sobre materia fundamental!: tratado de aguas, medición de caudales.

Esos volúmenes facticios que reúnen impresos, manuscritos, encuadernados en sencillo pergamino a veces con el rótulo manuscrito en el lomo "Papeles varios" son apasionantes y siempre encierran delicias para el bibliófilo.

Saludos cordiales y bibliófilos.

Marco Fabrizio Ramírez Padilla dijo...

Luz. Gracias por tu visita. Me pongo en contacto contigo de inmediato. Saludos.

Marco Fabrizio Ramírez Padilla dijo...

Galderich. Que tal, Tienes toda razón, con las fotocopiadoras, escaners y computadoras. El acto de la escritura a mano, ya es un evento verdaderamente extraño.
Muchas gracias por tus comentarios.
Saludos y un fuerte abrazo.

Marco Fabrizio Ramírez Padilla dijo...

Diego.
Que gusto que te haya parecido interesante. Ya tendre el placer de compartir con ustedes, algunos otros papeles curiosos contenidos en el volúmen.

Un fuerte abrazo y saludos bibliófilos.

Se ha producido un error en este gadget.
PlanetaMexico: buscador de México