martes, 30 de junio de 2009

Los Clásicos de Vasconcelos.



Hoy que se cumple medio siglo de la muerte de José Vasconcelos, aprovechamos tan destacada ocasión para comentar una de las acciones que ejemplifican de manera más precisa la visión de su proyecto educativo.
Tras el éxito de la masiva campaña de alfabetización y cuando casi todos daban por terminada la tarea, Vasconcelos estaba cierto, que solamente se había dado el primer paso. La alfabetización no tenía ningún sentido, sin que se acompañara con lecturas que permitieran el crecimiento personal de los lectores, con ese objetivo en mente proyectó una edición masiva de lo que consideraba las máximas manifestaciones de la literatura universal para ponerlas a disposición de todos.





La titánica acción enfrentó adicionalmente a los problemas técnicos, logísticos y económicos que implicaba tirar de 20,000 a 50,000 ejemplares de cada titulo, la oposición que mostraron algunas personas al proyecto, baste mencionar el debate que se presentó en la cámara legislativa, en el que uno de nuestros siempre "cultos y bien intencionados" diputados criticó ferozmente la edición de los libros, argumentando su completa inutilidad. Tras derribar todas la barreras se logró finalmente entre 1921 y 1924 llevar a cabo su edición.


Los títulos seleccionados fueron los siguientes :

- Romain Rolland. Vidas ejemplares.
- Goethe. Fausto
- Platón. Diálogos 3 T.
- Eurípides. Tragedias.
- Esquilo. Tragedia.
- Plutarco. Vidas paralelas. 2.T.
- Dante. La Divina Comedia.
- Plotino. Las Eneadas.
- R. Tagore. La nueva luna, Nacionalismo...
- Rivera, Agustín. Principios Críticos sobre el Virreintao de la Nueva España...
- Homero. Iliada. 2 T.
- Homero. Odisea
- Tolstoi. Cuentos Escogidos. *
- Evangelios.





La colección de clásicos ostenta orgullosamente en el lomo, la portada y las guardas el escudo que Vasconcelos diseñó para la UNAM y el lema que acuño " Por mi raza hablara el espíritu" Casi todos están forrados con lona verde, sin embargo debido a las difíciles condiciones económicas de su impresión que obligaron a utilizar cualquier material diponible, de repente aparecen algunos ejemplares con cubiertas color café o gris.
Son libros que encarnan la figura de Vasconcelos, sobrios por fuera, tienen detalles tipográficos que combinan la universalidad con un acento muy nacional, características reconocible en cada uno de los títulos.

El costo de producción de cada uno de los ejemplares fue de 94 centavos y el precio de los pocos que se vendieron fue de $ 1.00. 1 Los clásicos de Vasconcelos se repartieron a lo largo y ancho del país, se trató de que llegaran hasta la más remota escuela rural. Para muchos mexicanos fueron los primeros y los únicos libros que tuvieron. La mayoría de ellos jamás pudo descansar sobre las baldas de un librero, a pesar de que son todavía bastantes comunes en las librerías de viejo, muy pocos se encuentran en un estado de conservación regular.

Su valor bibliófilo radica, en que son en la actualidad las primeras piezas sobre las que se construyen las nuevas bibliotecas, iniciar la colección de los Clásicos es la mejor manera de contagiarse por la incurable pasión por los libros.

1 Fell, Claudio. José Vasconcelos, los años del águila. México. UNAM. 1989 p.489
*En la edición facsimilar realizada en 1988 se añadió a los 17 tomos las Tragedias de Sófocles. No la incluyo por no constarme su existencia además de que es la única fuente que la menciona.

12 comentarios:

Galderich dijo...

Es curioso como nuestros antecedores tenían tan claro que para elebar el nivel cultural de sus conciudadanos debían de popularizar los clásicos.
Buen ejemplo de estas empresas que no buscaban el beneficio económico sinó el espiritual.
En Cataluña tambien tenemos la colección de clásicos bilingües (latín o griego / catalan) de la Fundació Bernat Metge. En este caso aún va publicando volúmenes muy lentamente pero con el mismo espíritu.
Son también ejemplares muy sobrios con gran importancia de la tipografia y la encuadernación igual.
Gracias por tu aportación.

lamberto palmart dijo...

Veo a Vasconcelos con el mismo énfasis divulgativo que Jesús Díaz de León. Preocupado por hacer llegar la cultura a bajo costo, allí donde la alfabetización se había asentado.
De todas formas, y siendo crítico, pienso que para personas recién alfabetizada leer a Homero, Plutarco o Esquilo puede ser un poco farragoso y puede cercenar la ilusión por la lectura de un plumazo. En España teníamos la editorial Labor que tuvo una gran papel divugativo, de sencilla lectura, temas variados y espíritu enciclopédico. Aunque supongo que la idea de hacer llegar la literatura clásica, tendría como objetivo la lectura de fragmentos en clave educativa.
Tampoco hay que olvidar a la editorial Gredos y su "Biblioteca de Clásicos" que aunque sólo cuenta con poco más de cincuenta años de antiguedad es un hito en nuestro país.

Saludos bibliófilos.

Marco Fabrizio Ramírez Padilla dijo...

Galderich.
Vasconcelos lo tenía muy claro. incluso el nombre de la Secretaría de Instrucción pública, lo cambio a Secretaríaa de Educación pública. No se conformó con instruir quería educar. En un país devastado por la revolución, bañado en sangre y en la banca rota Vasconcelos decía que México necesitaba muchos Homeros
(los sigue necesitando) Había que crecer espiritualmente. Y el camino eran los clásicos.

Saludos bibliófilos.

Marco Fabrizio Ramírez Padilla dijo...

Lamberto.
Tienes razón, comenzar a leer teniendo a los clásicos como texto puede resultar complicado. Aunque como mencionas estaban pensados principalmente para utilizarlos como texto en las escuelas.
Existe una anécdota que contaba el escritor Andrés Henestrosa: "En los veinte fui a ver a Vasconcelos para pedirle una beca, me dijo que no tenía becas y me despidió dándome una colección de los clásicos" como no tenía nada que leer los leí una y otra vez, hasta que los entendí y nunca más en mi vida pude dejar de leer"
Un dato poco conocido, es que para la edición de los primeros títulos de los clásicos, se utilizaron traducciones hechas en España. Julio Torri encargado de la edición les cambio algunas palabras para evitar algún reclamo, los títulos posteriores ya fueron traducciones propias y algunas las primeras al español.
En la actualidad existe una colección de la UNAM que ha traducido al español casi todos los textos clásicos en griego y latín, que se encuentran disponibles.
Los clásicos de Gredos se conocen muy bien por aquí.

Saludos bibliófilos.

rui dijo...

Nuestros antecesores tenían claro que para elevar el nivel cultural de sus conciudadanos debían de popularizar los clásicos, lo mismo ocurrió en varios países incluso en Europa y mismo en Portugal.
Pero estoy de acuerdo con Lamberto cuando esto dice: «De todas formas, y siendo crítico, pienso que para personas recién alfabetizada leer a Homero, Plutarco o Esquilo puede ser un poco farragoso y puede cercenar la ilusión por la lectura de un plumazo». Para crear el gusto de la lectura, yo pensó que los libros más contemporáneos, y de lectura más sencilla, son los mejores para un pueblo que empieza a leer después la masiva campaña de alfabetización.
Es siempre interesante veer estas empresas que no buscaban el beneficio económico sino el espiritual.
En Portugal también tenemos una importante colección de clásicos, con mayor impacto de los autores portugueses, hecha por la «Livraria Sá da Costa». Son ejemplares sobrios con muy buena tipografía pero son brochados.
Gracias por tu aportación.

Marco Fabrizio Ramírez Padilla dijo...

Amigoo Rui.
Creo que en todas partes donde nos sentimos herederos del mundo grecolatino los hombres de letras valoraron a los clásicos. El gran Aldo Manucio nos puso el ejemplo. Coincido con Lamberto y contigo en la dificultad que representa a un recién llegado a las letras tales lecturas.
Agradezco mucho tu visita y tus comentarios, sobre todo los que nos dan noticias sobre lo realizado en Portugal.

Gracias y saludos bibliófilos

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Cesar Diz dijo...

El espiritu del conocimiento, como una herramienta de la libertad, José Vasconcelos, un hombre que luchó por la lectura en México.

Marco Fabrizio Ramírez Padilla dijo...

Cesar.
Un gran gusto leerte por aquí. Muchas gracias por tu comentario y mis más sinceras felicitaciones por la magnífica labor en pro de las librerías de viejo que están realizando en la bella ciudad de Aguascalientes.
Saludos.

Flaco dijo...

Hola, sólo quiero compartir que poseo de ésta magna colección tres volúmenes: La Ilíada de Homero, y Tragedias de Eurípides. Son de la edición original de los 20's, están en un muy buen estado y los conseguí hace poco en un día de suerte. Ahora los tengo con sumo cuidado, como tesoro y amuleto de mi biblioteca personal. Saludos bibliófilos.

Marco Fabrizio Ramírez Padilla dijo...

Flaco.
Muchas felicidades, por la adquisición. Deseo que muy pronto te encuentres con otro libro de la colección.
Saludos bibliófilos.

Marco Fabrizio Ramírez Padilla dijo...

Flaco.
Muchas felicidades, por la adquisición. Deseo que muy pronto te encuentres con otro libro de la colección.
Saludos bibliófilos.

Se ha producido un error en este gadget.
PlanetaMexico: buscador de México