miércoles, 10 de junio de 2009

Viaje Pintoresco Alrededor del Mundo.


Entre 1852 y 1853 la compañía de editores y libreros Boix, Besserer, ofreció a los lectores mexicanos dentro de la colección "Biblioteca Universal"1 una obra concebida para cubrir el creciente interés sobre los libros de viajes, la obra seleccionada para tal fin fue Viaje Pintoresco libro que con anterioridad había probado su gran aceptación, la venta de las ediciones realizadas en Barcelona permitían augurar un buen fin a la empresa.




La edición mexicana aunque tuvo como modelo la española, sufrió algunas modificaciones, se trató de una versión más modesta en cuanto al número y calidad de las ilustraciones, en lo que refiere al contenido se suprimió la parte correspondiente a América central y septentrional, la ausencia de esta parte ocasionó que la edición mexicana se componga de dos tomos y no de tres como sucedió en la original.


Sobre el motivo que llevó a suprimir la parte que corresponde a México nunca fue explicado por el editor, razón que nos mueve a proponer varias causas:

Para los mexicanos del siglo XIX, México había dejado de ser un sitio exótico , no les gustaba verse reflejados en ese espejo, preferiríamos suponer que ya formábamos parte integral de las " naciones civilizadas" al lector no le sería muy agradable ver a la nación, en un libro de esa naturaleza. Otra causa pudo deberse a que el contenido de algunos de los comentarios vertidos no fueran muy del agrado del público y se haya optado por evitarlos, finalmente no desechamos la posibilidad que se considerara innecesario añadir información que ya se encontraban publicada y seguramente era del conocimiento general. Por otra parte y no menos importante tenemos que contemplar que la cancelación, significaba un ahorro de los costos de impresión, logrando ofrecer la obra a un mejor precio.


La narración se desarrolla a partir de la supuesta travesía que se origina en Francia, su paso por Gibraltar, las Canarias , costa de África, Rió de Janeiro, Montevideo y nuevamente África, India, China, Japón, y la Polinesia. En cada uno de los lugares que describe el autor realiza una breve relación histórica y posteriormente presenta un panorama en el que ofrece datos geograficós, botánicos, zoológicos, económicos, y culturales muy en concordancia con el estilo del enciclopedismo decimonómico.





Un aspecto muy positivo que debemos destacar, tiene que ver con la parcialidad que demuestra el autor al tratar los aspectos históricos, por fortuna se aleja mucho de la dominante historiografía anglosajona en la cual siempre somos los malos de la historia. Como ejemplo vasta revisar el capítulo dedicado a las Islas Marianas en donde se comparan dos maneras de llevar a cabo la colonización
La narración que toma de los marineros ingleses en la que explican como tomaron posesión de una de las islas que componen el archipiélago es la siguiente:

" Entonces declaramos una guerra de exterminio á aquellos isleños, y desembarcábamos todos los días , arcabuceando a cuantos avistábamos hasta que no quedo ninguno".

Por otra parte la colonización hispana y definitiva
" Acostumbraronles a sembrar y comer carne. Instruyeron a algunos en varias profesiones de Europa , enseñaronles a hilar , a coser, a adobar las pieles y los cueros, forjar el hierro, labrar piedras, construir edificios, enseñabanles en los seminarios a leer y escribir cantar y tocar el violín. 2

Es así que el autor hace patente el enfrentamiento de dos visones, dos concepciones diferentes del mundo y del hombre que por desgracia en la actualidad tendemos a olvidar y minimizar.















Al parecer la figura del Capitán M. Dumont D' Urville fue un inventó que sirvió como recurso narrativo por medio del cual fue posible concentrar toda la información, que como en la portada se advierte se recopiló a partir las narraciones de los grandes viajeros y descubridores.
Gracias esa estrategia se obtuvo un libro de muy amena e interesante lectura.






M. Dumont D' Urville, Viaje Pintoresco Al Rededor del Mundo . México, Boix Beserer Compañia de Editores y Libreros. 1852-1853 Tomo I, 521 pp , Tomo II 482 pp + 2h

1 v. Bibliofiia Novohispana . 5- VIII-2008
2. M. Dumont, Viaje Pintoresco ... T. II P. 393-395







4 comentarios:

Galderich dijo...

Yo creo que el cúmulo de explicaciones que das a tal manipulación del texto original és la explicación correcta. Interesante esta manipulación y que nos la muesttres. Seguramente la tomaré de ejemplo en alguna ocasión porque es muy significativa.
Tengo una amiga que trabaja para la Conselleria de Educación y está en la oficina de distribución de nuevos alumnos. El otro día se le presentó un señor de rasgos indiosudamericanos y le comentó que no quería la escuela que le habían otorgado a su hijo porque había muchos extranjeros!
La mente humana es muy curiosa en lo que hace a la clasificación mental del mundo que nos rodea y este libro es un claro ejemplo de ello.

Marco Fabrizio Ramírez Padilla dijo...

Galderich.
En realidad son algunas especulaciones que se me ocurrieron, pero que están muy relacionadas con lo que mencionas. Sobre todo durante la primera mitad del XIX, se trató de idealizar a la nación con una imagen que no correspondía a la realidad. Unos trataron de borrar la realidad indígena por decreto, y otros renegaron de su herencia Europea, pensamos que con solamente desear las cosas, se harían ciertas.
El costo fue terrible. Interminables revueltas y guerras civiles, invasiones extranjeras,destrucción del legado material y cultural, y la perdida de la mitad de nuestro territorio.
Espero que algo hayamos aprendido.
Saludos.

DIEGO MALLÉN dijo...

¡Las ediciones de libros de viajes del XIX son adorables! Son un intento democratizador de las robustas, -grandísimos in folios o folios elefantes repletos de grabados-, y elitistas ediciones del XVIII.

Asocio mi infancia, con cuatro y cinco años, a un libro de viajes del XIX muy común en los hogares de España: EL mundo en la mano. Y los libros de viajes siempre serán buscados.

Saludos bibliófilos.

Marco Fabrizio Ramírez Padilla dijo...

Diego.

Me parece muy interesante lo que mencionas, sobre la diferencia entre los libros de viajes del XVIII y del XIX otra prueba más de que el libro es fiel reflejo de sus tiempos.


Saludos bibliófilos.

Se ha producido un error en este gadget.
PlanetaMexico: buscador de México