miércoles, 10 de septiembre de 2008

La Biblioteca de don Artemio de Valle Arizpe.


El 15 de Noviembre de 1961 murió don Artemio, en ese remanso virreinal que llamaba casa, situado en la apacible calle que, por homenaje nada común, desde en vida del escritor recibió su propio nombre Valle-Arizpe. Quienes tuvieron la fortuna de conocerla pudieron apreciar la nutrida, selecta y elegante biblioteca de Don Artemio que estaba coronada con la siguiente leyenda "Esta biblioteca se hizo con libros prestados. No presto libros."
Sobre el destino que sufrió la misma, reproducimos el artículo de Armando Alanís publicado en la revista Macropolis.*

En su testamento , De Valle Arizpe nombró heredero universal a un joven de Aguascalientes . Pero mientras se llevaban a cabo los tramites para hacerlo efectivo, el general Francisco de Valle Arizpe hermano del escritor, fue a la casa y sustrajo hasta el último libro enviándolos a la ciudad de Saltillo para entregarla al entonces gobernador de Coahuila José de las Fuentes Rodríguez mejor conocido como el diablo. Mandó que todos los libros fueran guardados en el último piso del Ateneo.
El piso donde se encontraba la biblioteca carecía de instalación eléctrica. Una puerta de madera impedía el acceso. aun así , se sabe que varios profesores se dieron maña para perpetrar pequeños hurtos. -Si me traes un libro de los de don Artemio , tienes 10 en el examen- prometían los profesores a sus estudiantes.
En marzo de 1984 la biblioteca entera alimentó el fuego que destruyó el último piso del Ateneo.
¿Como fue posible que se incendiara un piso que no contaba con instalación eléctrica ni estaba abierto al público? Indudablemente no se trato de un accidente sino de un incendio provocado
Por ese tiempo Jaime Isaías Ortiz, rector de la Universidad autónoma de Coahuila era acusado , de haber cometido fraude en perjuicio de dicha institución . Según todos los indicios, había una serie de documentos comprometedores. Los cuales fueron escondidos en el último piso del Ateneo. Incondicionales del rector temiendo que alguien finalmente diera con ellos, decidieron quemar la biblioteca. Para que las sospechas no recayeran en el rector, se hizo circular el rumor de que el incendio la había ocasionado un estudiante medio loco, al que habían expulsado del Ateneo. Desde luego, esta hipótesis que señala al rector como responsable del siniestro no se puede probar de manera concluyente, como tampoco se puede decir de manera terminante, que no sea cierta ; la biblioteca ya esta quemada, junto con casi todo lo que se hallaba guardado con ella.

La ilustración superior corresponde a la 1a Edición de Virreyes y Virreinas de la Nueva España, Madrid, Espasa Calpe Biblioteca Nueva (primera serie), 1933, 380 pp.


* Macropolis , 31 de diciembre de 1992, pág 44

11 comentarios:

Gustavo dijo...

Hace unos meses había leído esta interesante y muy triste entrada. Se me antojó releerla recién, y ahora pienso ¿habrá sido éste el fin de la biblioteca, o tal vez se robaron todos los libros y luego incendiaron el recinto para despistar? Hasta podrían haber sustituido los libros por algunos pocos de escaso valor para que nadie dijera que no había rastros de papel impreso en el lugar del siniestro.
Enigmas. No se sabrá.
Por otro lado, quiero hacer notar algo. No entré directamente al blog para buscar este post, sino que primero busqué en google al escribir: Artemio de Valle Arizpe.
Resulta que tu blog, estimado Marco, aparece en la primera página de resultados para dicha búsqueda.
Es algo que habla muy bien de los frutos de tu trabajo, bien posicionado gracias a su contenido de gran nivel e interés. A la vez es tristísimo constatar que personajes como nada menos don Artemio de Valle Arizpe tengan una presencia tan marginal en esta "nueva era" de la información. (con presencia marginal es claro que no me refiero a tu trabajo) Muchas cosas se podrían decir, como que para mucha gente lo que no está en internet es porque no tiene valor o no merece atención. En fin, dejémoslo así, sin irnos por las ramas.
De repente me vinieron a la memoria dos cosas, luego de la relectura de esta entrada. La cara de sufrimiento de Octavio Paz cuando se le incendió su biblioteca. No pasaron ni de cerca dos años antes de que falleciera.
El otro es un recuerdo a medias: el de un relato de don Artemio. Justo no lo tengo a mano por reformas en casa. Se trataba de un fraile muy afecto a desvalijar bibliotecas. El final es muy apropiado y digno de lo que nos ocupa.
Un abrazo desde Uruguay

Marco Fabrizio Ramírez Padilla dijo...

Estimado Gustavo.

Muchas gracias por visitar el blog y especialmente por enriquecerlo con tus comentarios.

Con respecto a lo que mencionas, siempre queda la esperanza que los libros de mayor valor se hubieran conservado. De ser así, sabemos que tarde o temprano terminarán por regresar al caudal de libros.

La tragedia de la biblioteca, se relaciona directamente con la decisión de don Artemio de legarla
al joven, del cual se sospechaba era más que su amigo.
Al parecer a su hermano, le importaba más, que no se cuestionara las preferencias sexuales de don Artemio, que el valor de la biblioteca.

Somos tan pocos los que escribimos sobre libro antiguos y autores del pasado, que Google nos trata muy bien. Aunque tienes razón, actualmente es más importante el último chisme de algún cantante mediocre, que la vida de un destacado escritor como don Artemio, que le vamos a hacer...

Concuerdo contigo, creo que el dolor que le causó a Octavio Paz ver su biblioteca esfumarse, contribuyo a adelantar su partida.

Un fuerte abrazo desde México hasta Uruguay.

Armando Moncada dijo...

Hola, Marco. Yo tambien había leído la entrada y vuelvo a ella estimulado por lo dicho arriba por Gustavo.
En 1967 estudiaba preparatoria en el Ateneo Fuente de Saltillo. Me consta que los libros de Don Artemio estaban en el último piso, amontonados como basura y que el lugar carecía de puertas; en su lugar habían clavado unas cuantas tablas que se podían remover con facilidad. Algunos estudiantes nos percatamos que otros estaban entrando a robarse libros: vi bajar incunables, ejemplares virreinales empastados en pergamino y ediciones antiguas del Quijote disimulados entre los textos de Biología y Lógica de algunos condiscípulos; vi como los hojeaban en los jardines y en el camión.
Algunos chismosos y "bien portados" dimos aviso al director, igual pusimos al tanto al hoy conocido escribidor (sic) Armando Fuentes Aguirre "Catón" quien era por entonces maestro de etimologías y a quien el estudiantado le tenía la mayor confianza y aprecio.
Ninguno movió un dedo y el saqueo continuó. Años despues ocurrió el incendio. No me extaña la hipótesis de que fue provocado, habida cuenta de que no solo el Ateneo, sino la universidad toda -mi entrañable alma mater- había sido tomada por una pandilla de hampones, cuyas hazañas y trapacerías aún son motivo de asombro.

Marco Fabrizio Ramírez Padilla dijo...

Estimado Armando.

Es un enorme placer leerte de nuevo por aquí, gracias por compartir tu valioso testimonio, nos ayuda a aclarar muchas dudas sobre el triste destino, de la que fuera una de las más ricas y selectas bibliotecas que se formaron en nuestro país durante el siglo XX.

Un fuerte abrazo.

Anónimo dijo...

Hola, les recomiendo visiten el siguiente link http://www.descargacultura.unam.mx/app1#
es una entrevista con Artemio Arizpe

Marco Fabrizio Ramírez Padilla dijo...

Muchas Gracias por la recomendación, toda una experiencia poder escuchar la voz de don Artemio.

JOSÉ FRANCISCO GILBERTO ESCOBEDO MENA y PINO dijo...

Don Artemio de Valle-Arizpe es mi autor preferido, siempre lo será, incluso de él cojo yo mi estilo literario.

Es una suciedad eso que hizo su cognado con esa egregia biblioteca que era de lo más selecto, por ello es en vida que uno debe de proceder pues eso de los legados y abogados es un peligro enorme. Es impresionante cómo un hombre tan refinado como lo fue don Artemio pudo tener a un cognado sátrapa como ése que hurtó su egregia biblioteca hechida de joyeles irrecuperables, además de no respetar el amor a ese joven que, don Artemio profesaba pues, hoy ya no son tiempos de que por informar de la homosexualidad de don Artemio se le ofenda, nada de eso, simplemente es una constatación pues es bien sabido que don Artemio tenía gusto más por los machos que por las hembras.

Los libros más hermosos, junto con los de el General Vicente Riva Palacio y los de Luis González Obregón, son los de don Artemio de Valle-Arizpe, a veces pareciera que estuvo vivo en ese Virreinato de la Nueva España, esperemos que algún día el gobierno mejicano le dé su justo valor a ese purista del lenguaje que fue don Artemio de Valle-Arizpe

Anónimo dijo...

Dense una vuelta por el AGN y encontraran libros dedicados de don Artemio a su amigo Dr. Margain padre de Hugo B M, cuñado de El Arq. Carlos Lazo diseñador de la ciudad universitaria

Marco Fabrizio dijo...

Anónimo.

Habrá que darse una vuelta.
¡Muchas gracias por el dato!

Antonio Garcia de Leon dijo...

Queridos Amigos: su servidor Antonio Garcìa de Leòn Distribuidor de Libros de Viejo. les informo que cuento con una Primera Edicion del libro "Cuentos del Mèxico Antiguo" 1939 firmada y dedicada por Don Artemio a Jose Castellot y Ernestina Madrazo, padres de uno de los pioneros de la Television Mexicana y locutor. Don Gonzalo Castellot.
mi mail es.
antoniolibromex@yahoo.com.mx
saludos.

JULIO MONTES dijo...

934

PlanetaMexico: buscador de México