domingo, 28 de marzo de 2010

La primera noticia impresa en América.


La  ciudad de Guatemala  cuenta  entre sus   muchas particularidades   haber sido fundada  en cuatro ocasiones.  La  primera  vez fue el  25 de Julio de 1524, cuando  Pedro de Alvarado  seleccionó a Ixinché    la capital  de  los  cakchiqueles   dándole por nombre ciudad  de Santiago  de los  Caballeros de Guatemala, tres  años  después  el  22  de noviembre  de 1527 por  motivos de seguridad la  trasladó al Valle de Almolonga  al pie  del Volcán del Agua  o Hunapú, la ciudad  fue  arrasada  entre el  10 y 11 de  septiembre de 1541. Se mudó nuevamente  el 10 de marzo de  1543 al valle  de Pachoy  nombrada La   Antigua Guatemala, en este  sitio permaneció  por  más de  dos siglos  fue la  principal ciudad del territorio, sede de la  Capitanía , Audiencia y una de las ciudades más  bellas del continente  hasta  que  el 29 de julio de 1773 un terremoto derribó gran parte de  sus  hermosos  edificios,    finalmente  el 23 de mayo de 1776  se  funda la Nueva  Guatemala de la  Asunción  capital actual de la República de Guatemala.

El  terrible suceso de  1541  se convirtió en la primer noticia  impresa en el  continente, en parte se  debe  a que  tan desafortunado evento,  fue  el último eslabón de una serie de  desgracias  que  comenzaron unos  meses antes  cuando  Don  Pedro de  Alvarado  quien  se encontraba   a  punto de lanzar  su  expedición  a las  Californias, acude al llamado del virrey para  ayudar a terminar  con la rebelión  indígena que  se   gestaba en la  Nueva  Galicia  conocida  como  la  guerra del Mixtón. 
 Pedro de  Alvarado  en una  de las  acciones  fue  arrastrado cuando cayó el caballo  de su ayudante Baltazar Montoya,  tras sufrir  graves  heridas es trasladado para  su atención  a  Guadalajara lugar donde    fallece el 4 de julio de 1541.
La  noticia de su muerte no  tardó en llegar a  Doña Beatriz de la Cueva, quien esperaba  su regreso a Guatemala. Se cuenta  que  los llantos y  gemidos que salían del palacio solamente  cesaron para    ordenar que el edificio  se pintara  de negro  por  dentro y   fuera como señal de luto.
 Las autoridades civiles y eclesiásticas determinaron  nombrar a  la viuda  gobernadora. Durante la investidura a su nuevo cargo, prestó juramento sobre la  cruz  que  remataba la  vara de gobernación  y  firmó el libro  de Cabildo en donde  escribío "Doña  Beatriz La Sin Ventura".
 Ese mismo día  comenzó una fuerte lluvia, la  precipitación  se extendió   durante  todo  el día siguiente   sábado  10 de septiembre, el  temor  de una  desgracia llevó a las  vecinos  a resguardarse en  sus  hogares, la  lluvia  arreció y en la  noche   un  fuerte   temblor  sacudió la tierra, descendiendo del volcán una  enorme  riada que  arrasó con todo,   cegando la  vida y el efimero mandato  de la primera  gobernadora de América   "La Sin Ventura." 

   

 


El impreso  original   que  consignó  los  sucesos, fue uno  de los  primeros  trabajos que  se  conocen  del  taller  de  Juan Pablos  en 1541. 

Relación del espantable terremoto  que agora nueuamnete  ha acontecido en  lan cibdad de Guatimala : es cosa de grande admiración y de grande exemplo para que  todos  nos emendemos de nuestros pecados y estemos  apresciuidos  para quando Dios  fuere servido de nos llamar.

Al fin:
 " Fue  impresa en la  gran cibdad de Mexico en la  casa de Juan Cromberger año de mil  y quinientos y cuarenta y vno"  4 fojas en 4°

El   ejemplar  de cuya  existencia supo   García Icazbalceta por conducto de González Vera   muy probablemente  haya  desaparecido. En 1922  el bibliófilo e  investigador Wagner  dedicó  grandes esfuerzos y recursos sin  poder localizarlo.   Por  desgracia   no  sabemos  si todavía se conserva algún ejemplar. 
 La imagen que mostramos y que  tradicionalmente  se ha utilizado  para ilustrar al impreso  corresponde a  la   edición española que consta también de  4 fojas  en 4°. Pero   a  diferencia  de la mexicana tiene el gran escudo  imperial  al  reverso de  la última,  carece  de  fecha ,  lugar de  impresión y presenta  algunas pequeñas  variantes en la portada:

 Portada de la edición española.

Relación  del espantable  terremoto que agora nueuamente ha acontescido en las yndias en una  ciudad llamada Guatimala, es cosa de grande admiración , y de grande exemplo para que todos  nos enmendemos de nuestros pecados y estemos  aprescibidos  para quando dios  fuerere   servido de nos llamar .

Hemos   sido   testigos de la  enorme  desolación  que  han causado  los  más  recientes  terremotos , por eso  no resulta extraño  que la  primer  noticia publicada  se  ocupara en narrar las desastrosas consecuencias de  estos imprevisibles  fenómenos naturales.


10 comentarios:

Diego Mallén dijo...

¡Desventuras grandes las de doña Beatriz!

Estas relaciones son tan apasionantes como raras y bellas. Y de las que proporcionan las mayores satisfacciones al bibliófilo cuando por ventura encuentra una de ellas encuadernada al final de un volumen que custodia una obra mayor.

¡Saludos bibliófilos!

E

rui dijo...

Apasionante documento pero sobretodo de una grande belleza!
Nos tracen siempre apuntes de un grande interés histórico e mismo bibliófilo.
Saludos bibliófilos

lamberto palmart dijo...

Estupenda "perla bibliográfica". No podía ser de otro modo, que la primera noticia impresa en América diera cuenta de tan trágico suceso. Ayer y hoy los terremotos siguen siendo por su rápido y fatal efecto, uno de los más temidos fenómenos naturales.
Lástima que no se conserve ejemplar, lo que le dá un aire casi legendario al impreso.
Gracias al académico mexicano García Icazbalceta tenemos noticia de él, con la esperanza de que algún día reaparezca en algún oscuro rincón.

¡Merecido apodo se impuso doña Beartiz!

Saludos bibliófilos.

Galderich dijo...

Marco Fabrizio,

Muy buena reflexión sobre este primer impreso y su relación con los terremetos que azotan América como recientemente a Haití.

Marco Fabrizio Ramírez Padilla dijo...

Diego.

Sería una noticia maravillosa conocer de la existencia de un ejemplar de "Relación del Espantable"
No perdemos las esperanzas, bien sabemos que en cuestiones bibliófilas todo es posible.

Rui.

Desde que cocnocí la historia de la "Sin Ventura" me llamó mucho la atención. Parece sacada más de una novela que de un hecho histórico.

Lamberto.

Normalmente los sobrenombres auto impuestos no perduran. Pero en este caso, como bien mencionas se lo ganó merecidamente. Y así pasó a la historia.

Galderich.
La geografía hace del continente escenario propicio de terremotos. No sabemos cuando ni donde vendrá el próximo, lo que si sabemos,es que siempre será una gran noticia.

Queridos amigos les agradezco sus comentarios.

Un fuerte abrazo.

Maletadelibros dijo...

Interesantísima entrada esta. Supongo que ya habrá indagado en las bibliotecas mexicanas. ¿Consultó el ejemplar de la B N de México (Instituto Mora)? Es curioso porque intercambiaron los datos (impreso / pie de imprenta) de las dos ediciones. ¿Identificaron correctamente el ejemplar...?

Saludos.

Marco Fabrizio Ramírez Padilla dijo...

Maleta de libros.

Estimado Señor.

Le agradezco de manera muy especial la visita y su enriquecedor comentario.

Tiene usted toda la razón, cuando se consulta el Catálogo del patrimonio bibliográfico mexicano, aparece un ejemplar en existencia del Instituto Mora.
Por desgracia a nuestros amigos del Instituto Mora se les olvidó mencionar que se trata de una edición facsimilar. (En la descripción más a detalle, finalmente lo mencionan)

Ese es el motivo de que el título y el pie de imprenta no coincidan.
Error que desafortunadamente se ha ido reproduciendo en algunas de las ediciones facsimilares.

Le agradezco nuevamente sus acertadas y minuciosas observaciones.

Saludos.

Alberto Gamarra dijo...

Curioso opúsculo, de cuya trágica desaparición todo el mundo bibliófilo se lamenta. Como dato curioso, señalar que esta "Relación ..." impresa de Juan de Pablos es considerada por algunas publicaciones como el primer exponente del del periodismo hispanoamericano.

¡Qué paséis muchas páginas!

Marco Fabrizio Ramírez Padilla dijo...

Alberto.

A veces olvidamos la gran trascendencia de lo que significó el tan temprano establecimiento de la imprenta en México. ¡Un siglo antes que en la América anglosajona!
Gracias a la visión de los grandes humanistas hispanos del XVI tenemos la primacía hemisférica en casi todo lo concerniente a la letra impresa.

Un fuerte abrazo.

CENTRO DE INVESTIGACIONES ESCÉNICAS DE YUCATÁN dijo...

Excelente.

Se ha producido un error en este gadget.
PlanetaMexico: buscador de México