viernes, 12 de marzo de 2010

Tipografía "La Perla Fronteriza"


Una de las mayores sorpresas que nos deparó la recién concluida feria de libro fue la presencia de un establecimiento que contaba con una abundante oferta de impresos realizados en el norte del país.
Las enormes lagunas que tengo sobre los establecimientos tipográficos e impresos de la región, solo son comparables con la falta de impresos norteños en mi biblioteca, por eso al localizar varios papeles procedentes de la ciudad de Saltillo no quise irme sin llevar alguno.

Debo admitir que la selección  fue  de lo  más  visceral  (no  sería  la  primera  vez).  Cuando leí en uno de los   papeles en el  lugar  que   corresponde al nombre de la imprenta : "La perla fronteriza" ya todo estaba  decidido.
"La Perla Fronteriza" es un  nombre  que en primera instancia me  hace  pensar en  uno  de  esos grandes almacenes  de  antaño  en los que  se  podía  encontrar de todo, tamben podría  ser el  nombre de  algun rancho  ganadero o la  cantina  en un pueblo  en medio del  desierto.  Por  eso me dio  gusto  saber  que  un nombre tan evocador haya  sido   utilizado para  designar un   taller  tipográfico .  

Desafortunadamente se  conoce  muy  poco sobre  las  imprentas e  impresores,  de la  mayoría  de las   ciudades mexicanas  que funcionaron durante  el  siglo XIX . Las  investigaciones   se han centrado casí   de manera exclusiva  en las  grandes imprentas del Distrito Federal,  lo  cual es  una verdadera lástima, ya  que  detrás de  cada  una de la historias  de las imprentas, existe un gran esfuerzo personal que  resultaba  con  frecuencia  financíeramente  arriesgado, pero  sobre  todo  implicaba un  gran peligro para el  impresor-editor que  trabajó   durante el  convulsionado  siglo XIX

Realizamos un primer acercamiento de manera muy superficial, sobre los  impresos salidos del taller, al parecer  se trató  de una imprenta muy versátil entre sus  producciones  localizamos acciones, bonos, libros de texto, resoluciones judiciales, periodicos de tendencia liberal. Es  pertinente  comentar que   existían     otras    imprentas en la  ciudad. Entre sus competidores podemos  mencionar   a la "Imprenta del Gobierno" y   la "Imprenta libre"

La Perla  Fronteriza se localizaba en la 1a calle de Victoria # 25 en el centro histórico  de la  ciudad de Saltillo y estuvo a cargo de Simón de la Peña. El periodo   que  funcionó,   abarca por lo  menos  de 1885 hasta 1904

El impreso que  adquirimos fue  el  periódico La Regeneracion Social    que  funcionaba  como   organo del Círculo Central , y del Liceo Literario Coahuilense, era  editado  por  Carlos N.  Cáceres, se publicaba los  jueves  de  cada semana y se  vendía  en 6 centavos. El dinero se  destinaba  a una  caja de  ahorros  con la  finalidad de   formar un fideicomiso  que permitiera  en  un  futuro  obsequiarlo a todas las  personas  que lo  desearan. Desde el principio se  regalaron algunos  ejemplares:

"Será  gratis para   los  socios  que lo pidan en la  administración, para  los  enfermos y pobres que  sepan leer y no tengan propiedades de que  pagar contribuciones, ni profesiones  ni industrias liberales, También a los presos  y presas  de esta  Capital así  como a los  carceleros  que  sepan leer"


Los  maestros de  cualquier población  del estado podían  pedir  su ejemplar de manera gratuita.  Al final del  número  los  editores cierran con una nota en la que se  quejan amargamente que el  administrador de  correos de Villa Morelos  les  regresó todos los  ejemplares debido a  que los  maestros no los  quisieron recibir
La  Regeneración Social  contaba con   la  sección editorial, publicaba   reportajes de literatura clásica, historia, noticias  sobre las  finanzas de las  asociaciones  y  al final  la sección de anuncios.

Otras  publicaciones del establecimiento:

-La Voz del norte semanario Pólitico, asuntos generales.

-Excelencia del Magisterio. Comedia en tres actos , escrita por un fronterizo , quien la dedica al muy respetable y distinguido Cuerpo Pedagógico de la República Mexicana.


-Programa de Filosofía [del] Colegio de San Juan Nepomuceno.


La  Regeneración Social, Ano 1, Número 5,  10 de mayo 1894. 12 pp. 

Cualquier noticia   que el amable lector  nos pueda proporcionar será  de gran ayuda para  complementar  la entrada.

11 comentarios:

Galderich dijo...

Ja, ja... ¡me gusta com a veces el pequeño detalle es el que nos lanza a comprar un papel!
Y es curioso como un papel nos puede evocar un sinfín de matices y nos permite conocer mejor la época. El texto de este ejemplar de La Regeneración Social y lo que aportas en el post para emmarcarlo ya denota todos unos principios de justicia social.
Fantástica compra.

rui dijo...

Caro Marco
La “Perla” hay sido una perla para ti pero también para nosotros por tu excelente entrada en vuelta de un “simple” papel.
Mis felicitaciones
Un abrazo

Marco Fabrizio Ramírez Padilla dijo...

Estimado Galderich.

Tienes mucha razón, es un papel que habla muy bien de los Saraperos (habitantes de Saltillo), por las ganas de construir una mejor sociedad.
Saludos


Caro. Rui

Me da mucho gusto que te agradara la entrada.
Te envío un fuerte abrazo

Jose Ramon Santana Vazquez dijo...

...traigo
sangre
de
la
tarde
herida
en
la
mano
y
una
vela
de
mi
corazón
para
invitarte
y
darte
este
alma
que
viene
para
compartir
contigo
tu
bello
blog
con
un
ramillete
de
oro
y
claveles
dentro...


desde mis
HORAS ROTAS
Y AULA DE PAZ


TE SIGO TU BLOG




CON saludos de la luna al
reflejarse en el mar de la
poesía...


AFECTUOSAMENTE:
BIBLIOFILIA NOVOHISPANIA


ESPERO SEAN DE VUESTRO AGRADO EL POST POETIZADO DE LOVE STORY, CABALLO, LA CONQUISTA DE AMERICA CRISOL.

José
ramón...

Marco Fabrizio Ramírez Padilla dijo...

José Ramon.

Gracias por tomarse la molestia de visitar este blog y sobre todo por el detalle de la composición.

Saludos

bibliotranstornado dijo...

Me encanta ver cómo la compra por impulso nos afecta a todos...

Saludos bibliófilox

Marco Fabrizio Ramírez Padilla dijo...

Bibliotranstornado.

Si, yo creo que a todos nos ha pasado.
Creo que es preferible "arrepentirse de comprar algo, que arrepentirse de haberlo dejado ir"

Saludos.

Diego Mallén dijo...

¡Todo está dicho sobre la compra por impulso ante un nombre sugerente, un recuerdo..!

Y en efecto nos arrepentimos siempre de lo que dejamos pasar. Si lo compramos y equivocamos o deja de interesarnos siempre se puede volcar de nuevo al torrente libresco.

¡Saludos bibliófilos!

lamberto palmart dijo...

interesante adquisición, que aunque simple como un pliego, aporta datos sobre un momento de la imprenta del norte mexicano que resultaba hasta hoy bastante hueca.

Gracias por tu aportación.

Saludos bibliófilos.

Marco Fabrizio Ramírez Padilla dijo...

Diego.

Así es estimado amigo, hay libros que en un momento de duda se dejan pasar y no nos volvemos a topar con ellos.


Muy bella la frase "El torrente libresco"

Saludos bibliófilos

Marco Fabrizio Ramírez Padilla dijo...

Estimado Lamberto.

Antes de subir una notita al blog. Realizo una búsqueda en Google, si veo que aporta algún dato por insignificante que resulte colgamos la nota.

Los grandes hazañas sobre el estudio de los libros ya están hechas, nosotros estamos completando los huecos,lo cual sigue siendo una gran satisfacción


Existe el libro "La primera imprenta en Coahuila" De Vito Alessio Robles que trata sobre la época del establecimiento.
Pero no conozco nada sobre finales del XIX.

Gracias por tu comentario
te envío un fuerte abrazo.

Se ha producido un error en este gadget.
PlanetaMexico: buscador de México