domingo, 2 de marzo de 2014

XXVI Feria del libro de Ocasión



Hoy  concluyó   la    Feria  del libro de Ocasión en  su XXVI  edición.  Como ya  viene  siendo costumbre  el   Casino  Metropolitano  ubicado en la  calle  de  Tacuba  No 15 del  centro  histórico, fue la sede del evento. Durante la  presente ocasión  se ha  visto como la  Feria  con el  transcurso del  tiempo   ha ido  creciendo en  cuanto  a importancia,   se  está  transformando rápidamente de ser un  evento de  la ciudad  de México a  un acontecimiento nacional.   Con gusto  hemos notado  como  se suman libreros  provenientes  de  otras  ciudades de la  nación. Los    primeros fueron   los  de Guadalajara  y  ahora  este  año  se unió un librero  proveniente  de  Aguascalientes.  Su  presencia  le  ofrece  a los  visitantes  la  oportunidad   de  encontrar  ejemplares  impresos  en otras  ciudades  y  por lo  mismo  nada  fáciles de adquirir. Otra  gran  noticia  es  que  por  segundo año La  Coalición  de Libreros  editó un  documento  fundamental para  la  historia  del libro  El primer  año  fue el Contrato entre Juan  Cromberger y Juan Pablos   y  ahora  nos  sorprendieron  con el  Catalogus Librorum de  Diego Cranze.



La  cantidad  y  calidad  de los  ejemplares  que  fueron  ofrecidos  también  ha  ido  en  aumento,  vale  la pena destacar la  gran  difusión  que  se  le  dio  al  evento  radio,  televisión,   periódicos  y revistahicieron eco del encuentro de libreros, incluso se pudo observar publicidad  en lugares  poco  acostumbrados   como en  algunas    estaciones  de  STC  Metro. Las  acciones anteriores han   generado un aumento considerable  en el  número de  los   visitantes a   la   Feria,  lo  que  asegura  un larga   vida a  lo que es,   sin  duda, la  fiesta de la  bibliofilia  en  nuestra  ciudad.


Por  mi parte deseo  agradecer  a los  organizadores por  la  invitación que me  hicieron  para   participar   nuevamente en el  evento.  Fue  una    gran  oportunidad de dar a conocer    un poco  del mundo de los  bibliófilos  bloggueros.  Tuve el enorme  placer de platicar  sobre  Lamberto Palmar, el  pionero  del  grupo,  de Galderich y  la  enorme labor cultural que  desarrolla,  de Diego Mallén  de su  exquisita    prosa  y  su  no menos  exquisita  biblioteca, de  Urzay y sus  correctísimos  artículos, sobre Bach  El Bibliófilo  Incorrecto,  de sus  deliciosas entradas  que  tanto  se  extrañan,  por supuesto de  Rui  y  su  Tertulia  Bibliofila, que nos  mantiene  enterados de  lo  que  sucede en  Portugal,  de Bibliotranstornado de  su  contagioso entusiasmo y  sus  novelescos hallazgos, de las  aportaciones del Philiobiblion  para  el Catálogo de Marcas de fuego, de  la  importancia de las Marcas  Tipográficas, y  algunas otras  cosas, que el   siempre escaso  tiempo  pudo permitir.  Los  asistentes  disfrutaron mucho  de las anécdotas  que  han  surgido a través de los años  en la  comunidad  bibliófila blogguera y   yo me  sentí  muy  honrado  y agradecido  con  ustedes  por formar  parte de ella.



4 comentarios:

Galderich dijo...

Me alegro que la bibliofilia esté en alza en México. Una buena noticia.

Por otra parte, con tu repaso a la bibliofilia bloggera me ha entrado una cierta nostalgia por la falta de compañeros y su continuidad. En fin, esperemos que se añadan otras perspectivas bibliófilas porque tienes razón en remarcar los diferentes puntos de vista de cada blog.

Marco Fabrizio dijo...

Galderich.
Al parecer las cosas para la bibliofilia van por buen camino.
Hace aproximadamente un año a un estudioso de redes sociales, le interesó mucho el fenómeno de la bibliofilia blogguera, y de ahí nació la idea de hacer una pequeña mención. Con respecto a la continuidad me declaro culpable, esperemos que vengan ánimos renovados para los bibliófilos bloggueros y se le de continuidad a la tertulia virtual
Saludos

Cesar Diz dijo...

Marco Fabrizio:
Ha sido un placer convivir en el recinto donde bibliofilios y libreros son un mismo ente la diferencia es que unos venden y otros compran, así compartimos con los más veteranos, experimentados y sus diferentes caracteres al fin todos son emocionales cuando ven una primera edición o una rareza sobre un tema en particular.
Una fiesta donde los confites son las páginas amarillentas, las imprentas, los frontis,los grabados, las marcas de fuego, viñetas, ediciones, dedicatorias, ex libris...Fue un placer.
Saludos

Marco Fabrizio dijo...

Estimado Cesar.
Tienes mucha razón, libreros y bibliófilos somos especies simbióticas, cuando les va bien a unos a los otros también. El presente año, me gustó mucho la feria particularmente se percibió muy buen ambiente.
El placer fue mio te mando un fuerte abrazo.

Se ha producido un error en este gadget.
PlanetaMexico: buscador de México