jueves, 25 de diciembre de 2008

Papel, libros e impuestos en el siglo XIX.

El 29 de abril de 1883 El Diario del Hogar publicó el articulo Honra y provecho de un autor de libros en México de Ignacio Manuel Altamirano. En el nos ofrece una clara idea de la complicada situación que enfrentaba los impresores y los múltiples obstáculos a los que se enfrentaba un autor para imprimir su obra.
Uno de los problemas era el relacionado con el régimen impositivo al que el escritor llama "nuestras aberraciones fiscales" y sobre el cual menciona lo siguiente:


Por proteger a cuatro o cinco fábricas de papel que hay aquí, que no bastan para el consumo y que no cuentan con el material suficiente, porque no hay trapo bastante para esta industria en un país en que anda la mayor parte de la gente medio desnuda;por proteger, repito, una industria exótica en México, se grava el papel extranjero con fuertes derechos, de lo que resulta que el papel bueno aquí es muy caro. Por consiguiente, la impresión delibros en buen papel es onerosísima y tendrían que venderse los ejemplares a precios muy altos para que el editor sacara alguna utilidad. Ahora bien, a precios altos no compran libros sino muy pocas personas; las más se abstienen y prefieren comprar los libros extranjeros que son más baratos y mejor impresos, pues contando las casas editoriales de París y de Madrid con el papel bueno a bajo precio y no pagando derechos aduanales sus libros, naturalmente pueden darlos por la mitad del precio de los nuestros. De tal modo, no podemos sostener la competencia con el extranjero. Así es que por otorgar protección a cuatro o cinco fábricas , se perjudica la publicación, se hace difícil la instrucción pública e imposible el progreso de las letras en México. 1


1 Altamirano, Ignacio Manuel. Paisajes y Leyendas Tradiciones y Costumbres de México. Antigua Librería Robredo. México. 1949 p.257

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.
PlanetaMexico: buscador de México