lunes, 18 de mayo de 2009

Dos libros orgullosamente mexicanos.

Cuando se piensa en libros mexicanos impresos en una lengua diferente al español, de inmediato suponemos que se tratan de libros en alguna de las muchas lenguas indígenas que enriquecen nuestro país, de no ser así, el inglés o el francés serían nuestras siguientes respuestas. Tal razonamiento no variaría, a menos que nos dijeran que se trata de libros impresos en los 40s y 50s del siglo pasado, entonces las posibilidades se amplían de manera asombrosa.
Hoy quiero compartir dos libros que son producto y testimonio de ese momento histórico.

El primero es: Jocs Florals de la LLengua Catalana.
Es un libro en el que se recuperan las memorias de los Juegos Florales celebrados en la ciudad de México en 1957. El prefacio es un recorrido histórico desde el inicio de los juegos hasta su actualidad, cumple sobradamente con la finalidad de introducir a los legos en el significado e importancia de los Juegos, además tiene la particularidad de estar escrito en catalán, español, inglés y francés

Un dato que me parece muy significativo es que para los organizadores, la pertenencia a la comunidad catalana no se da en función del lugar de nacimiento, se adquiere en función al idioma que las personas utilizan. De tal manera, el que habla Catalán es Catalán. Otro hecho aporta el libro, en ese sentido y es que en lugar de mencionar el origen de los participantes se habla de residentes. Así las cosas, en la lista de los trabajos premiados, a los escritores se les denomina como residentes de México, Barcelona, Caracas, Cerdeña, Mallorca, Tarrragona, Washington Valencia entre otras ciudades, logrando con tan inteligente medida, otorgarle una dimensión universal al evento.

Se dice un poco en broma, un poco en serio, que cada catalán que emigró en esos días a México fundó su propia revista, comentario que nos da una idea de la cantidad de publicaciones en Catalán que salieron de las prensas mexicanas. Sin embargo muy contadas tenían como destinatario al público nacional, incluso no pocas, colocaron a Barcelona como ciudad de origen en el pie de imprenta, ya que la totalidad del tiraje estaba destinado hacia Europa, dada la naturaleza tan especializada de las publicaciones, muy pocos ejemplares permanecieron en México.


A lo largo del libro es posible percibir como se funden la esperanza y la incertidumbre, la nostalgia y la satisfacción del deber cumplido. Sentimientos encontrados que logra condensar muy bien Nicolau D' Olwer al final del prefacio con la siguiente sentencia:

"Algún día los Juegos Florales regresarán a Barcelona"

Sobre el tema se ha escrito mucho por verdaderos conocedores, yo únicamente me limito a presentar un libro que me encontré (mejor dicho me encontró) hace unos quince años en un puesto rodeado de viejas revistas en el oriente de la ciudad de México.
Existe una edición digital del libro en la biblioteca virtual Cervantes, junto con un sobresaliente estudio dedicado al singular evento: Ferríz ,Teresa. La Edición Catalana en México.




El otro libro que acompaña la nota es el que lleva por título: Sol en los Pomares (Poemas de Asturias).
En contraste con la abundante edición catalana en México, de los libros mexicanos en bable o asturiano se pueden contar con los dedos de una mano.

La nostalgia como razón inicial de libro, produjo los versos, que algunos conocedores han calificado como las mejores composiciones en bable de su tiempo, el autor tuvo el acierto de ilustrar el libro con grabados de Germán Horacio que aunque, de una sencillez extrema en sus trazos, proporcionan el ambiente adecuado para cada una de las creaciones. El 20 de agosto de 1948 se terminó de imprimir el último de los 1500 ejemplares que elaboró la Editorial Malvis.
Sol en los Pomares llegó a mi, como muchos otros libros, gracias a la generosidad de un amigo, por desgracia tiene algunas marcas del descuido y abandono que sufrió por años.
Se realizó una nueva edición en España.
José Vasconcelos quien se encargó de escribir el prólogo de la obra, lo finaliza con la siguiente reflexión:

"El autor allá por los 930, era un joven librero culto que conversaba con los raros mexicanos que pasaban por Gijón, inquiriendo con el interés de la simpatía, curioso de todos los asuntos del mundo. Lejos estaba entonces de imaginar, que un día tendría en México patria y hogar. Pero hay algo que ya sabía, y ahora confirma; y es que hoy como ayer, donde está nuestro idioma está nuestra patria. Por sobre todas las nacionalidades, flota la imagen de una patria de la cultura que es propiedad común de los que hablamos el Castilla y sus variantes" .


Bibliografía.
Jocs Florals de la Llengua Catalana . Méxic. Patronat dels Jocs Florals. México. Editorial Fournier. 1958. 143 pp.
Conde, Matías. Sol en los Pomares. México. Editorial Malvis. 1948. 195 pp.

3 comentarios:

Galderich dijo...

Marco Fabrizio,
Muy buenos ejemplares de la literatura de exilio. Como bien dices México acogió a muchos exiliados catalanes y fue en México donde mejor se organizaron y publicaron. Mucha y de la mejor literatura catalana de postguerra se encuentra publicada en México donde la censura no existía. Una inocente publicación como esta de los Jocs Florals estaba prohibida en España.

En fin, me has recordado a mis tios-abuelos que murieron en Córdoba (Veracruz) que continuaban hablando como si nada en catalán pero a la que hablaban en castellano salía el deje mexicano tan característico.

Una buena entrada de la que sólo discrepo del título. No són publicaciones atípicamente mexicanas, sinó totalmente mexicana porque se encontraron cómo en casa a pesar de la nostalgia y las ganas de volver que se vieron frustradas.

Algún dia publicaré en el blog algún libro editado en México o Buenos Aires (otro centro muy activo) en catalán.

Una abraçada,

Marco Fabrizio Ramírez Padilla dijo...

Galderich.
Hace unos días revisando el ejemplar de los Jocs Florals, entre los patocinadors leí un apellido que me resulto muy conocido y recordé, gracias a anteriores platicas, a tus tíos abuelos.
Todavía es difícil valorar todas las aportaciones de los exiliados, pero la industria del libro mexicana, no se puede explicar sin ellos.
Saludos y un abrazo
P.d. Que te parece?
"Dos libros orgullosamente mexicanos"

Galderich dijo...

Muy buena postada.

Se ha producido un error en este gadget.
PlanetaMexico: buscador de México