martes, 22 de junio de 2010

El fraile de la calavera, la universidad y la imprenta en Guadalajara.

Se cuenta que al  finalizar una de las cacerías a que tan asiduo  era  Carlos III   en las inmediaciones de Valverde,    buscando   descanso se dirigió  al  convento del lugar. Entró en  él  y  sorprendió al prior Fray  Antonio  Alcalde en su  celda, quedó profundamente  impresionado por la sobriedad en la  que  vivía, pero  especialmente   por   encontrar  entre sus  contadas  posesiones una  calavera.
Días después, al  dar al Rey  de España  cuenta  de la vacante que dejaba en Yucatán   la muerte del obispo fray   Ignacio Padilla y Estrada, dijo  a su ministro, a  quien con anterioridad  había comunicado  sus  impresiones de Valverde. Nombre usted al  fraile de la calavera, precisamente.

Fray Antonio Alcalde


Y así  fray  Antonio Alcalde llegó  a Yucatán en agosto de 1762 para  hacerse  cargo  del obispado, tras una  serie de aciertos  en su  gestión,  fue nombrado en 1771 obispo de la Nueva Galicia su labor  en la diócesis  que  comprendía  los  actuales estados de Jalisco, Nayarit, Colima Aguascalientes, San Luis Potosí, Nuevo León, Coahuila y  Texas se  distinguió de manera positiva por  las  acciones que llevó a  cabo en la demarcación, entre ellas    el establecimiento de la universidad  en Guadalajara, institución que  abrió sus  puertas el 3  de  noviembre de 1792. La labor del obispo no se limitó a realizar  todas las  gestiones  correspondientes,   intercedió personalmente ante  el  rey, y  aportó sesenta mil pesos  de su bolsa  para la  dotación de cátedras.
Con justa razón se le  ha llamado  "padre de la universidad". Falleció el  7 de  agosto de  1792 sin  ver finalizada  su obra.

Galería de la planta alta de lo  que  fuera la  antigua  Universidad


.
Sello  utilizado por la universidad   en sus primeros años.


La fundación de la universidad  fue un  factor  determinante para  que  se  hiciera realidad el  antiguo  sueño de contar con imprenta  en la  ciudad. Con  anterioridad las   autoridades de Guadalajara  habían solicitado que  algunos  impresores de  México  fundasen imprenta, sin que  ninguno    mostrara  interés. Las nuevas  circunstancias animaron  al  editor e impresor  Manuel Antonio Valdés  a asumir  la empresa, encomendando la tarea a su  hijo  Mariano  Valdés
 El impresor  solicitó permiso  a la audiencia  de México, el cual    le fue  otorgado,   sin embargo también se  vio  precisado   a  hacer lo propio por  medio de su apoderado Gabriel de Sancha ante   la  corte en Madrid  el   privilegio perpetuo y exclusivo. El rey  le otorgó por  cédula del 10  de agosto privilegio por  diez  años.  Contando con  los  permisos  correspondientes  y  la imprenta que le mandó  Sancha  de Madrid,   Mariano Valdés  abrió el   taller en la plaza de Santo Domingo de la  capital tapatía.


Revisando el  catálogo  de   Casa Morton  encontramos  en la  subasta 560  lote 271, a realizarse el  26  de junio,  un libro que  seguramente atraerá la atención  de los   bibliófilos. Se  trata de los Elogios Fúnebres con  que la santa  Iglesia  catedral de Guadalaxara ha celebrado la  buena  memoria  de su prelado  el Illmó  y Rvo Señor Mtro. D,F, Antonio  Alcalde. Obra  que  hasta  el momento se considera     como el primer libro impreso en Guadalajara.

Se conocen  hasta la fecha  solamente  seis  impresos de 1793.

-Elogios  fúnebres  del ilustrísimo señor Alcalde...
-Novena milagrosa  imagen  de nuestra señora  de Aránzazu, anónima,
-Novena  de nuestra  señora Santa Annita, de Fray Bautista  Solís.
- Las  actas de del  Capitulo provincial de la Provincia  Franciscana de Santiago de Jalisco, celebrado el  15 de junio
-Invitación  al acto de filosofía del  del  Bachiller  don Joseph María  Ramos  Villalobos
-Edicto del  doctor  don Manuel Esteban Gutiérrez, comisario subdelegado de la  Santa Cruzada.


La   información y  fechas   con las  que  contamos, han descartado a  los  tres  últimos impresos mencionados, por  haberse realizado en fechas demasiado  tardías del año 1793. Con respecto a los tres restantes, considerando la   importancia del obispo, la  consternación general que provocó su muerte y   la fecha de su fallecimiento se cree  que el impresor optó por inaugurar  sus  prensas  con  los Elogios Fúnebres.


1


No  podemos  negar  que quizá de manera  un  tanto  inconsciente deseamos  que   en una especie  de juego del destino  se le haga   justicia  y  quede  inmortalizado  en el primer impreso tapatío  el nombre de  la persona que  hizo  tanto para que  se   estableciera la  imprenta en la  ciudad.





Bibliografía.

Iguíniz, Juan B.  Disquisiciones Bibliográficas. México, UNAM. 1987.
Razo Zaragoza, José Luis. Crónica  de  la  Real y  literaria Universidad de Guadalajara  y  sus  Primitivas Constituciones. Guadalajara Jal., Talleres  Linotipográficos de la Universidad de Guadalajara, 1963.
Toribio Medina, José. La imprenta en Oaxaca , Guadalajara, Veracruz, Mérida y varios lugares (1720-1820) México, UNAM. 1991.

Imagen tomada del catálogo digital  de  la Casa de Subastas Morton.

Elogios fúnebres / con que  la Santa Iglesia Catedral / de Guadalaxara / ha  celebrado / la buena memoria / de su Prelado / El Illmo y Rmo. Señor Mtro. / D. Fr. Antonio / Alcalde. / Se ponen al fin algunos Monumentos  de/ los que  se han tenido presentes / para  formarlos. (Viñetita). Guadalaxara MDCCXCIII. / En la imprenta de Don Mariano Valdés Tellez Giron./ Con las licencias necesarias.
4º- Port, v. en bl.- Epitaphium  p. + XXVIII  págs. en latín  con nueva portada.
Sermón Port.  v. en bl, 26 págs. 

  

14 comentarios:

Alberto Gamarra dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Alberto Gamarra dijo...

Interesante introducción histórica y bien recibido estudio sobre la imprenta de Mariano Valdés en Guadalajara (México). Es un verdadero goce conocer la obra y origen de estas imprentas casi desconocidas, de cuya producción muchas impresos se han perdido irremediablemente. Como curiosidad, añadir que el CCPBE (Catalogo Colectivo Bibliográfico Español)señala la presencia de tan solo dos ejemplares de dos obras producidas en la imprenta de Mariano Valdés Téllez Girón: "Defensa del homo attrítus", Antonio de San Fermín (O.C.D.), 1802 (CCPB000075859-0); y "Compendio histórico de la fundación, progresos, y estado actual de la ciudad de Cartago en la provincia de Popayán en el Nuevo Reyno de Granada de la América Meridional, y de la portentosa aparición y renovación de la santa imagen de María Santísima,(...)", Manuel Antonio del Campo y Rivas, 1803 (CCPB000499530-9 ). Esta última obra señala la maestría alcanzada por el impresor Mariano Valdés y la calidad de su producción.

¡Qué paséis muchas páginas!

Marco Fabrizio Ramírez Padilla dijo...

Estimado Alberto.

Muchas gracias por tus comentarios y la información de las existencias en el CCPBE.
Por acá tampoco se conservó mucho de la producción de Mariano Valdés. En el catálogo de la B.N.M. Solo hay 10 ejemplares de libros de sus prensas y uno está repetido. Una verdadera lastima si consideramos que imprimió por lo menos 50 libros, hasta que la enfermedad le obligó a retirarse en 1807.
Coincido contigo el "Compendio histórico..." es de sus mejores trabajos.

Saludos bibliófilos.

Galderich dijo...

Muy buena historia de destino con los Elogios fúnebres impresos por las imprentas que él mismo ayudó a fundar.
Es curioso el nombre de Calavera y su origen. Aquí, si se le hubiese puesto este nombre sería por sus correrías nocturnas!

Ciertamente, las impremtas de ciudades no mayoritarias son de una rareza extrema.

Marco Fabrizio Ramírez Padilla dijo...

wallierGalderich.

Se dice que el fraile conservaba la calavera, para no olvidar lo fugaz de la vida; probablemente le sirvió, ya que vivió 91 años.
Muy interesante la acepción de calavera, pienso que actualmente habría muchos a los que se les pudiera aplicar tal denominación.

Raramente se ven impresos tempranos tapatíos en venta, seguramente será una sorpresa el resultado de la subasta.

Saludos.

Galderich dijo...

Marco,

Por cierto, a cuanto está el cambio de peso mexicano a euro?

Cuando vi los precios con el signo $ pensé que eran dólares y me escandalizé de los precios. Después pensé que serian pesos mexicanos...

Marco Fabrizio Ramírez Padilla dijo...

Ahora anda alrededor de $16 pesos, por 1 euro. Hace uno par de meses andaba casi en 20 pesos por euro.

Marco Fabrizio Ramírez Padilla dijo...

Efectivamente los precios están en pesos mexicanos. Aunque hay algunos casos que escandalizan cpmo " El ente dilucidado" en un precio mayor que el de Iberlibro y en condiciones muy malas.

Alberto Gamarra dijo...

Estimado Marco:

He estado examinado el catalogo de la Casa de Subastas Morton y me he quedado asombrado con el precio que piden por e impreso de Mariano Valdés, sólo al alcance de las grandes fortunas. Aunque también hay piezas interesantes, como el "Calendario manual y guía de forasteros en México,..." de Mariano de Zuñiga, por las que no me importaría pujar.

¡Qué paséis muchas páginas!

Marco Fabrizio Ramírez Padilla dijo...

Alberto.

Tienes razón, esos precios quedan completamente fuera de nuestro alcance. Por eso nos conformamos con comentarlo.

El "Calendario", creo que es de las mejores opciones.
¡¡¡ Muy buena selección!!!

Vamos a ver como finaliza el libro de Valdés, ya les informaré.

Saludos

Marco Fabrizio Ramírez Padilla dijo...

No puedo negar que fue una verdadra sorpresa.
¡¡¡¡¡No se vendió el lote!!!!

Galderich dijo...

No está el horno para bollos...

FERNANDO GUDIÑO dijo...

HOLA, MUY BUEN APORTE HISTORICO, LO UNICO QUE QUIERO SABER ES, SI EL ESCUDO QUE TIENEN ES EL PRIMERO QUE UTILIZO LA UNIVERSIDAD DE GUADALAJARA YA QUE E TRATADO DE BUSCARLO POR ALGUN TIEMPO.
ESPERO SU RESPUESTA
GRACIAS

Marco Fabrizio Ramírez Padilla dijo...

Estimado.

Fernando Gudiño.

El sello que mostramos efectivamente fue el primero que se utilizó. Contiene la fecha de la fundación 1792,aunque en realidad es el escudo de armas de Carlos III, la única diferencia radica en el añadido de la leyenda alusiva a la fundación de la universidad que se encuentra alrededor del mismo.

Saludos.

Se ha producido un error en este gadget.
PlanetaMexico: buscador de México