miércoles, 29 de diciembre de 2010

Cien años del nacimiento de Miguel Bernal Jiménez.



Hace  algunos  lustros   visitando una librería en  la  calle de Donceles  hallé   un  tomo  encuadernado en  piel, en el lomo se leía  en  letras  doradas  "Tata Vasco", al  sacarlo del  anaquel  en  contra de  la  primera   impresión, me  di  cuenta  que   no se  trataba de un libro, era un ejemplar del  extenso programa de   mano que se  repartió en el estreno de la opera Tata Vasco. Hasta ese momento no  tenía idea de quién era Miguel  Bernal Jiménez y  menos había   escuchado sobre  su  obra.   De  inmediato  me  impuse la tarea de buscarla, el intento  no llegó a buen  fin,  sin embargo encontré una  antigua  grabación  que  contenía el  cuarteto virreinal, para  cuerdas http://youtu.be/YnZ2JBfpPjA  al poco tiempo   localicé   Mester de juglar  que  es  una  de las   tres partes  que  componen el  Retablo  medieval  concertino para órgano y  orquesta,  pieza  que  ya   había escuchado anteriormente, sin conocer   que era de su  autoría.  http://youtu.be/wOWVjb2K4O8  

Me  asombró, la  dificultad de conseguir  información  sobre un  autor tan prolífico (no  había  internet,  youtube  incluido) y  que  en  mi modesta  opinión no tenía nada  que   pedir en  cuanto a calidad  a  los compositores que  fueron  sus contemporáneos, denominados los cuatro grandes del nacionalismo  mexicano, Manuel M. Ponce, Carlos  Chavez, Pablo Moncayo, Silvestre Revueltas. Sin  embargo la  difusión de  su  obra  no tenía  punto de comparación

Tengo la  impresión que  la  verdadera causa  que  ha mantenido a  Bernal Jiménez  hasta  cierto  punto marginado obedece a  razones extra musicales. El compositor nació  en   Morelia,  ciudad que pertenece de acuerdo a la división política, al estado de Michoacán, pero regionalmente es una de las ciudades más importantes del Bajío. La región  comparte una serie de características económicas  y geográficas similares, pero lo que le otorga un sello particular es el carácter de sus pobladores. Pablo Serrano describe al habitante de la zona durante  la primera mitad del siglo veinte de la siguiente manera:  El  abajeño es católico hasta la  médula, conservador en todos los órdenes de la  vida, tradicionalista e  hispanista por  convicción.1


Regresó a su  ciudad   natal  en 1933 después de cursar  estudios   en Roma   en el Instituto Pontificio de Música Sagrada  en donde se graduó de  doctor en canto gregoriano, maestro de composición  y concertista  de órgano. Su música  tiene como fuente de  inspiración, el catolicismo, la  época  novohispana, y la música sacra.
 Escenario complicado se le presentó, la guerra cristera recién había concluido,  los promotores del nacionalismo  revolucionario  suponían  que el  nacionalismo  solo  podía  ser  de una manera   y está   era  necesariamente anticatólica, de un indigenismo abrevado en lo  más ridículo de la  leyenda negra,  y  limitando  la  historia  de México   exclusivamente  a los   siglos  XIX  y XX. A algunos sectores del  gobierno les resultaba  imposible comprender, que  para   un importante  número de mexicanos, catolicismo,  nacionalismo e  hispanismo  no sólo,  no  eran excluyentes, sino que constituían los elementos  indispensables que   forman su identidad.    Por  eso,  que  el maestro presidiera  el  comité  diocesano de la  ACJM,  fuera  organista  de la  Catedral de Morelia, compusiera una ópera  dedicada  a  Vasco de  Quiroga, nombrara  a una  de  sus  composiciones  cuarteto  virreinal,  o que  hiciera  publica  sus creencias  religiosas, lo convirtió a los  ojos del régimen en un personaje políticamente  incorrecto, altamente  incomodo, y contrario a los ideales que  pretendía proyectar. A pesar de todo, el talento musical y la  incansable  actividad en la promoción, investigación y educación musical, le  permitió ocupar espacios destacados, sin  dejar de  permanecer  fiel a sus principios.

El mayor homenaje  que se le  rinde al  compositor  es la  celebración anual  del Festival de Música de Morelia  "Miguel Bernal Jiménez"   hace unos  días  concluyó en su edición  XXII. En esta  ocasión  los organizadores hicieron un  gran esfuerzo  para ofrecer  un  programa extraordinario destinado a celebrar   el  centenario de su  natalicio y una  buena  oportunidad  para destacar   la  larga  tradición cultural  y la  belleza de la ciudad.








"Tata Vasco" Drama sinfónico, Patzcuaro, 1941, 50 pp.





Con el  tiempo localicé  otros impresos  relacionados  con el  compositor   El Acompañamiento del Canto Gregoriano  y Media  vuelta al  Corazón   que es  una   selección del diario de su esposa María Cristina  Macouzet desde  el momento en que se conocieron, hasta que  la  muerte sorprendiera de  manera  repentina al  compositor, es en  ese   libro,  donde encontramos  su  faceta  más  humana.






No  quería  terminar este  año en  que  se  conmemora el primer  siglo del  nacimiento de  Miguel Bernal Jiménez sin rendir  mi  insignificante   tributo a  su memoria. 


1. Pablo  Serrano  Alvárez,  La  batalla por  el espíritu. El movimiento Sinarquista en el Bajio p. 38 


En el 2006 el INBA-CNCA  editaron   una edición  facsimilar de "Tata Vasco" Drama  sinfónico.

Bibliografía.

Bernal  Jimenez, Miguel.  El  acompañamiento del canto gregoriano. Morelia. Ediciones Fimax,  1944.
Macouzet, María Cristina. Media  Vuelta  al Corazón. Méxio  1989.
Muñoz,  Manuel.  Bernal Jiménez, Miguel. "Tata Vasco" Drama Sinfónico. Patzcuaro  1941 50 pp.
Serrano Álvarez , Pablo.  La  Batalla  del espíritu. El movimiento sinarquista  en el Bajío.  México. CNCA.  1992

11 comentarios:

Galderich dijo...

Todo homenaje siempre es bueno y nada de modestísimo.

Mientras escribo estas línias estoy oyendo su música que se puede escuchar des del programa Spotyfi sin ningún problema, aunque como comentas, hay poca cosa, sólo un disco.

Un abrazo y Buen Año 2011

Alberto Gamarra dijo...

¡Feliz año, Marco!

Al igual que Galderich yo también he ido a escuchar a Bernal Jimenez en Spotify. No suena nada mal. Lo que me ha sorprendido de tu articulo son los problemas que tenéis en México en cuanto a la identidad nacional.

Un saludo

rui dijo...

¡Feliz año, Marco!

Me gustó leer esta tu homenaje e escuchar la música, sobretodo el Concertino para órgano y orquesta.

Un abrazo

Marco Fabrizio Ramírez Padilla dijo...

Galderich.

incluso en la actualidad no es tan fácil conseguir algunas de sus grabaciones, hace quince años era muy complicado.

No conocía el Spotyfi, parece una muy buena opción

¡Feliz año!

Marco Fabrizio Ramírez Padilla dijo...

Alberto.

Las décadas de los 20s y 30s del siglo XX fueron muy complicadas en especial para los que no compartían la ideología revolucionaria.
Se enfrentaron posturas irreconciliables arrastradas desde el s. XIX entre conservadores y liberales
Los beneficios de la creación de un estado laico, se desvanecieron cuando el laicismo se confundió con anticatolicismo, y persecución religiosa, terminando en la guerra cristera.
La Revolución trató de imponer un
un proyecto de nación inspirado en el socialismo, que entró en conflicto con un amplio sector de la sociedad.

Se trató más bien de un enfrentamiento ideológico.

Lo más irónico es, que los que causaron mayor daño, tanto a los Gobierno revolucionarios, como a la Iglesia, fueron sus propios miembros.

¡¡Perdón por tanto rollo!!

Alberto Un abrazo enorme y un feliz año 2010,

Marco Fabrizio Ramírez Padilla dijo...

Rui.

El concertino es de mis composiciones favoritas.

Decía Bernal Jiménez que su inspiración como ser humano y como músico era J.S. Bach. Creo que es posible notar su influencia en el concertino.

Te deseo un año abundante en salud, logros y felicidad.

Diego Mallén dijo...

Muchas gracias Marco Fabrizio por descubrirnos una de esas personalidades políticamente incorrectas. Escuché cuarteto virreinal y además de ser estupendo tiene recuerdos a Bach y al barroco.

La portada del libro de su mujer es cautivadora e imagino su contenido también.

Y lo que cuentas sobre las persecución a la Iglesia Católica bajo el pretexto del laicismo no nos es nada ajeno por aquí. Para nuestro lamentable gobierno zapateril es una de sus paranoicas obsesiones.

Feliz Año!!

Marco Fabrizio Ramírez Padilla dijo...

Estimado Diego.

Tienes razón, el libro de su mujer es muy conmovedor, sin dejar de ser una lectura deliciosa.

Es una lástima que se den ese tipo de obsesiones, sobre todo cuando la experiencia nos dice que generalmente resultan contraproducentes.

Felices Reyes.

Bach dijo...

Yo también he recurrido a Spotify y la verdad me ha gustado mucho. ¡El Concertino es soberbio!
Un abrazo.

Fernando Gil dijo...

Hola, por favor visite mi canal en youtube, estoy tratando de grabar la mayoría de las piezas de Bernal Jiménez para el órgano http://www.youtube.com/ferdinandusgil ojalá que puedan comentar, también visiten http://www.fernandogil.com.mx

Marco Fabrizio Ramírez Padilla dijo...

Fernando.

Ya tuve el enorme placer de escuchar la totalidad de piezas que has subido.

Mis más sinceras felicitaciones por el enorme esfuerzo de implica poner a disposición de todos, bajo una excelente interpretación, el repertorio del maestro Bernal Jiménez.

Muchísimas gracias.

Se ha producido un error en este gadget.
PlanetaMexico: buscador de México