jueves, 2 de diciembre de 2010

Homenaje Bibliófilo a Elías Trabulse en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara.


1

A principio de  los  años  ochentas se publicó un libro que contenía diez ensayos sobre  historia de la ciencia durante  el periodo  virreinal   El círculo  roto  de Elías Trabulse. El libro  se  convirtió desde  su  primera  edición en 1982 en  un texto indispensable   para  conocer de manera precisa el desarrollo de  la  ciencia  en la Nueva  España. Entre   las grandes  aportaciones  con las  que  contribuyó    podemos  mencionar  el  rescate  de  la  figura de fray  Diego Rodríguez, (c. 1596-1668) que  un  siglo antes de que  David  Hume  negara  enfáticamente que  pudiera darse una estética del razonamiento científico, nuestro  fraile mercedario había  conciliado, la  razón científica con la artística cuando escribió "El volumen del mundo, es decir el Universo  todo  con sus orbes y esferas  musicales, sólo puede  ser concebido y conocido como imagen  nuestra". 
Otro dato de  gran interés fue la noticia sobre el intercambio epistolar entre  Athanasius Kircher y el canónigo  poblano Alejandro Fabián, a quien en inusual  homenaje le dedicó su  Magneticum Naturae Regnun 1667*   datos  igual de reveladores  se pueden encontrar a lo largo de las  casi  250 paginas  que conforman el  texto, haciendo de  su lectura  un  verdadero placer. Sin  embargo a pesar de las  grandes   cualidades de  la obra, debo  de confesar  que  la  parte  que me resultó más  atractiva  fueron   las  noticias que  ofrecía  sobre  manuscritos  e impresos  científicos  novohispanos,  algunos  de ellos  poco conocidos por  ejemplo:

-Tractatus Proemialium  Mathemathices y de Geometría.

-Tratado del modo de  fabricar reloxes horizontales, verticales, orientes, etc. Con  declinación , inclinación  o sin ella. Por  Senos, rectos, tangentes  etc. para  por  vía  de números  fabricarlos con facilidad . Por el P. F. Diego  Rodríguez  Mercedario  Calzado de Méjico.

-Modo de  calcular  cualquier eclipse de sol y luna según las   tablas arriba puestas del movimiento del sol y luna  según Tychon

Títulos  que  hacen volar la   imaginación  y el deseo, sobre  todo   porque   la  forma en que Elías Trabulse  se  refiere a  los  manuscritos  e  impresos citados,  no corresponde  a la   que tradicionalmente  se    utiliza en el ámbito  académico. La gran  emoción que transmite el  autor, la  abundancia de  detalles  y la minuciosidad de la  descripción  permite intuir   el  gran amor que  profesa el  autor  a  los libros. Pasión  que de manera  permanente se  ve reflejada en sus abundantes escritos



Por eso nos dio mucho gusto que  la  Feria Internacional del libro de Guadalajara anunciara que este año  el   Homenaje al bibliófilo, sería en honor de Elías Trabulse. La  ceremonia de entrega se  realizó el día  de 30  de noviembre.

"Ser bibliófilo  y  gustar de los  libros es ya de por sí un placer y un gozo. Y si además de eso obtiene uno un  homenaje, es  casi  una repetición" comentó  Elías  Trabulse. La  bibliofilia añadió, "es una cosa que  crece en  forma  casi  geométrica. Uno  no se da  cuenta  hasta  que  ya está  abrumado  por los libros, los  intereses y la  curiosidad  casi insaciable para conocer muchos  temas al mismo  tiempo, aunque no  es el  número de libros el que  hace a un bibliófilo, es el amor  que  siente el propietario por ellos" y  continuó  aclarando   que una  biblioteca no  es un  conjunto de libros, sino  un  conjunto  de personas  que imprimió  en esos escritos su forma de pensar, de  sentir.  "Por eso un bibliófilo  no  tiene libros, tiene  amigos"
El  escritor dedicó  el homenaje a  los  que estuvieron antes, como Singuenza y Góngora, José María Andrade, Joaquín García Icazbalceta y  José  Fernando  Ramírez.destacando la labor  que  hicieron en favor de la  conservación del  patrimonio  bibliográfico  mexicano.

Enhorabuena  por el merecido reconocimiento al bibliófilo  Elías Trabulse.   


 *La dedicatoria es la  siguiente: Ad inclytum, & Eximium Virum Alexandrvm  Fabianvm Novi Orbis Indigenam. Además de la  dedicatoria  Kircher  incluyó  2  elogios en las paginas.131 y 132.

1 Fotografía cortesía del Informador.com,mx.

Trabulse, Elías.  El círculo  roto. México, F.C.E , SEP, 1984

6 comentarios:

Galderich dijo...

Cuando los homenajes son justos es cuando son más emocionantes, como este caso.

La historiografia de la ciencia creo que es una de las ramas más difíciles de la Historia porque ha de reconstruir el hilo los avances tècnicos y dar a cada cual lo que le pertoca, ardua labor!

Marco Fabrizio Ramírez Padilla dijo...

Galderich.

Fue muy justo el homenaje y sobre todo, me parece muy importante que la FIL dedique un espacio a la bibliofilia.

Trabulse es el décimo en ser homenajeado en lo que ya parece una tradición.

Un abrazote.

Diego Mallén dijo...

Emotivo y merecido homenaje. ¡Y qué sabias y llenas de amor por los libros son las palabras del Sr. Trabulse!

Saludos bibliófilos!!

Marco Fabrizio Ramírez Padilla dijo...

Diego.
A mi también me gustó las palabras que dijo durante la ceremonia, en especial la frase "un bibliófilo no tiene libros, tiene amigos"

Me pareció una muy buena descripción de lo que es la bibliofilia



Saludos bibliófilos

Bach dijo...

Realmente bonito y merecido el homenaje, así como las palabras de Trabulse. De todas maneras no debo ser un buen bibliofilo porque quiero mucho a mis libros, pero no podría vivir sin mis amigos.

Marco Fabrizio Ramírez Padilla dijo...

Baxch.

Gracias por tu comentario.

Yo creo que amigos y libros no se excluyen,y menos si son amigos bibliófilos.

Saludos.

Se ha producido un error en este gadget.
PlanetaMexico: buscador de México